La reintroducción del buitre negro en la Sierra de la Demanda sigue por buen camino

Dos de los pollos de buitre negro nacidos en 2018/GREFA
Dos de los pollos de buitre negro nacidos en 2018 / GREFA

El proyecto Monachus continúa con su programación y, tras la liberación de las 15 primeras aves el pasado mes de octubre, realizará una segunda durante este otoño

Andrea Ibáñez
ANDREA IBÁÑEZBurgos

En el año 2016, GREFA (Grupo de Rehabilitación de la Fauna) echaba a andar el Proyecto Monachus en la provincia de Burgos, con el objetivo de conseguir que el buitre negro vuelva a sobrevolar el cielo de la Sierra de la Demanda. Este proyecto, radicado en el municipio de Huerta de Arriba, propone la liberación anual de quince ejemplares durante 8 años -habiéndose llevado a cabo la primera ya el pasado mes de octubre- y camina con paso firme para conseguir garantizar la supervivencia de la especie en el norte de la provincia.

Una segunda liberación está prevista en otoño de este año 2018, momento en el que se soltarán 15 nuevos buitres negros. A pesar de la importancia de esta acción, la liberación es solo una fase del proceso de reintroducción.El primer paso es la permanencia de las aves en una jaula de aclimatación durante varios meses para su adaptación al entorno. Durante este período de tiempo se anilla a los animales y se les marca con emisores de GPS con anterioridad a la suelta. Así, una vez libres se podrá conocer sus movimientos, saber cómo se relacionan entre sí y con los visitantes de otras colonias cercanas.

A través de este seguimiento se puede valorar cómo de positivo es el avance de la reintroducción de esta especie y en palabras de Lorena Juste, bióloga responsable del Proyecto Monachus en la Sierra de la Demanda, todo indica que la adecuación al hábitat de la Demanda va por buen camino. El pasado mes de febrero se formaba la primera pareja entre dos de los buitres liberados. Más tarde –a principios de esta primavera- han surgido dos parejas más. Además de estos avances con los animales pertenecientes a la primera liberación, también ha sido llamativa la afluencia de decenas buitres negros de otras colonias, en su mayoría cercanas, como los 19 ejemplares provinientes de Rascafría (Madrid), anillados en el programa de seguimiento de buitre negro desarrollado en la Sierra de Guadarrama.

Precisamente en Madrid -donde se encuentra la sede central de GREFA- han nacido en los últimos meses tres pollos de buitre negro.Una de estas aves recalará en la colonia de Huerta de Arriba, mientras que las otras dos serán trasladadas hasta el Pirineo catalán donde se encuentra otra de las colonias más importantes de nuestro país creada por GREFA. Y es que la Reserva de Boumort (Lleida) se ha convertido en el referente para la de nuestra provincia, ya que cuenta con 17 parejas actualmente y un total de 60 ejemplares fijados-el número con el que una colonia se considera viable-. Esta colonia se encuentra en una fase bien diferente, la de finalización de la liberación.

A pesar de llevar solo dos años en marcha, la importancia de este proyecto Monachus ya ha calado entre la población de Huerta de Arriba. Tal es así que en el calendario del municipio ya aparece fijada la fecha del día del buitre, que se celebra el primer sábado del mes de septiembre. Sin embargo, este año presumiblemente la celebración será el 31 de agosto, con la realización de diferentes actividades entre las que se encuentra el marcaje de las aves que se liberarán este otoño.

Quebrantahuesos

Por otro lado, y como continuación de esta línea de actuación, GREFA está trabajando en la reimplantación de otra especie carroñera también extinta como es el Quebrantahuesos, desaparecido en la provincia hace ya 60 años. 'Sabinares del Arlanza' es el terreno escogido para esta tarea. Esta segunda iniciativa se encuentra en el punto de inicio, el estudio previo del hábitat, en el que se determina la potencialidad de la zona, explica Juste.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos