Fundación Caja de Burgos y la AECC ponen en marcha 'Cuida a los Cuidadores'

Presentación del programa 'Cuida a los cuidadores'. /S. G.
Presentación del programa 'Cuida a los cuidadores'. / S. G.

Las actividades tendrán lugar los martes del mes de marzo

Susana Gutiérrez
SUSANA GUTIÉRREZAranda de Duero

La Fundación Caja de Burgos ha diseñado en el interClub de Aranda de Duero una programación que, bajo el título 'interClub cuida a los cuidadores' se desarrollará durante el mes de marzo en colaboración con la Asociación Española contra el Cáncer (AECC) y está dirigida a mejorar la calidad de vida de los cuidadores y de pacientes de esta enfermedad. Las actividades programadas, que se llevarán a cabo los martes de 17.30 a 18.30 horas, incluyen yoga para cuidadores y pacientes (5 de marzo), GAP funcional para cuidadores y pacientes recuperados (12 de marzo), meditación para cuidadores y pacientes (19 de marzo) y zumba para cuidadores y pacientes recuperados (26 de marzo).

Junto a ello, se abrirá una exposición de paneles de la AECC en la que se muestran a través de una serie de retratos los sentimientos que un enfermo puede albergar, y que se podrá visitar durante todo el mes de marzo en el vestíbulo del interClub.

Con esta iniciativa, la Fundación Caja de Burgos y la AECC pretenden prestar atención y apoyo a los cuidadores de enfermos de cáncer, una figura fundamental y a menudo olvidada, conscientes de que cuidar no es una tarea fácil, y en ocasiones, los familiares encargados del cuidado pueden experimentar cansancio, estrés o agotamiento. Observar unos hábitos saludables ayuda a mantener una condición física y emocional adecuada, lo que facilitará atender mejor a la persona enferma.

María José Minguito, miembro de la AECC, ha incidido en que enfrentarse a un diagnóstico de cáncer es una experiencia difícil y muy compleja, no sólo para la persona enferma, sino también para sus familiares y cuidadores. «En la mayoría de las ocasiones, la familia representa el principal apoyo del paciente. Tras el diagnóstico, los familiares, amigos y el entorno de la persona enferma tienen que hacer frente a una gran cantidad de decisiones, emociones y cambios en su habitual forma de vida», ha afirmado.