Rico reitera la libertad de voto de los compromisarios burgaleses que elegirán al sucesor de Rajoy

César Rico, a la izquierda, junto a Borja Suarez/CC
César Rico, a la izquierda, junto a Borja Suarez / CC

El presidente provincial del PP espera que del Congreso Nacional Extraordinario salga un partido reforzado

César Ceinos
CÉSAR CEINOSBurgos

El presidente del Partido Popular en Burgos, César Rico, ha manifestado esta mañana que la dirección provincial no influirá en la decisión de los 36 representantes burgaleses que participarán el Congreso Nacional Extraordinario que se celebrará entre el 20 y el 21 de julio. «Hemos dado libertad a los 702 afiliados que depositaron libremente su voto y así va a ser respecto a los compromisarios», ha asegurado.

Rico, que ya había manifestado ayer que «no pasa nada» porque haya dos candidatos (Soraya Sáenz de Santamaría y Pablo Casado) si el día siguiente a la elección el partido está «en bloque» con el ganador, ha reiterado su postura minutos antes del inicio de la última reunión del Comité Ejecutivo Provincial, si bien es cierto que cree que «sería interesante» que hubiera diálogo previo entre la vallisoletana y el palentino. «Lo ideal puede ser, entre comillas, que junten fuerzas», ha comentado.

Sea nombrado Casado o nombrada Sáenz de Santamaría, el presidente provincial se muestra tranquilo respecto al futuro del partido en la provincia, puesto que confía «en la responsabilidad» de los candidatos y espera que, tras el cónclave, la nueva dirección comience a montar en septiembre «la maquinaria electoral» para renovar la confianza de los burgaleses y los españoles.

«Necesitamos que salga un partido reforzado, que es lo que debe de ser el objetivo de todos los congresos. Aunque sea extraordinario y no haya ponencias que discutir, tiene que transmitir a los ciudadanos que salimos más unidos que nunca en el objetivo de hacer un servicio a España, Castilla y León y Burgos», ha sentenciado Rico.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos