Satisfacción entre los camioneros por la liberalización de la AP-1, aunque con algún pero...

El presidente de Asebutra, José Luis Olivella, reconoce que es positiva la eliminación del peaje en la AP-1, si bien espera que próximamente se adecuen áreas de servicio para el sector

Varios camiones circulan por la AP-1/Gabriel de la Iglesia
Varios camiones circulan por la AP-1 / Gabriel de la Iglesia
César Ceinos
CÉSAR CEINOSBurgos

La noticia de la liberalización de la AP-1 (Burgos – Armiñón) gustó a los camioneros burgaleses. «Nos parece perfecto no tener que pagar peaje para circular por la AP-1», declara el presidente de la Asociación Burgalesa de Transportistas (Asebutra), José Luis Olivella.

«Nos lo merecemos y es lo que nos han prometido muchos gobiernos y ministros», sentencia el máximo responsable de la patronal de los camioneros de la provincia de Burgos. «Si no se imponen cargas de nuevo o se grava el paso se podrá circular de una manera más rápida», manifiesta.

Pero, pese a esta alegría, Olivella explica que al ejecutivo de Pedro Sánchez aún le queda cosas por hacer para que la AP-1 se transforme en una vía óptima para el tráfico de vehículos de gran tonelaje. «En las infraestructuras no se chisca un dedo y se hace. Hay que analizar la situación para cumplir el objetivo», agrega.

Entre los aspectos que tienen que mejorar de la calzada sobresale la adecuación y la apertura de áreas de servicio para los camioneros. «Actualmente solo hay una zona digna para el descanso de los camioneros, que está marcado y regulado por ley», indica.

Asimismo, espera que la calzada pueda absorber a los 9.000 camiones que, a priori, dejarán de utilizar la N-1 y utilizarán la vía rapida, bien para desplazarse hacía Miranda de Ebro o bien para dirigirse hacia la capital del Arlanzón. En este caso, prefiere esperar y ver los acontecimientos antes de pronunciarse.

Por último, Olivella indica que al levantamiento de las barreras de la AP-1 le siga un descenso en el índice de fallecidos en la carretera paralela, la N-1.

«Menos tiempo de conducción y menos peligro»

Julián Moreno, un usuario profesional de la AP-1, explica que le parece «estupendo» que se levanten las barreras de la vía rápida entre Burgos y Armiñón. «Provocará que el tiempo de conducción sea menor y que también descienda el peligro por la N-1», agrega.

Asimismo, declara que será positivo para las empresas que cada día cruzan la autopista, puesto que no tendrán que pagar cada vez que pasan por el peaje y que mejorará el tránsito por la carretera nacional.

Pero también ve la botella medio vacía. «El comercio ligado a la N-1 lo va a notar y va a tener que adaptarse, como hicieron los de Lerma o Aranda de Duero cuando se construyó la A-1», indica.

 

Fotos

Vídeos