[SEPTIEMBRE] La explosión que se llevó casa y media por delante

La Barriada Inmaculada sufrió en septiembre una explosión de gas que, pese a no causar fallecidos, sembró el pánico

[SEPTIEMBRE] La explosión que se llevó casa y media por delante
Burgos Conecta
BURGOS CONECTABurgos

La vuelta a la actividad tras el verano se produjo con un enorme sobresalto para la sociedad burgalesa. Una explosión de gas en la barriada de la Inmaculada redujo a escombros por completo una casa y dejó otra muy dañada en más del 50% de la superficie. Una explosión cuyas causas aún están siendo investigadas por la Policía para saber, a ciencia cierta, cuál fue el origen de esta deflagración que, por suerte, no causó víctimas mortales.

Un despertar de pesadilla

Septiembre despertó a los burgaleses con una tremenda explosión que redujo a escombros una casa y media de la Barriada de la Inmaculada. Por suerte, sin que nadie falleciera. Ocurría el día 5. Solo unos minutos más tarde de que hubiera amanecido, la vivienda que iniciaba el bloque 2 de la barriada explotó pasadas las nueve de la mañana. Siete personas resultaron heridas a consecuencia de la explosión, la inhalación de gas o la crisis nerviosa que produjo semejante deflagración de gas butano.

Sin duda, el peor parado fue el inquilino de la principal vivienda afectada, puesto que la explosión, por una fuga del gas y no por la detonación de la bombona, le pilló en las proximidades. Quemaduras de diversa consideración por todo el cuerpo le llevaron a ser el herido más grave. De hecho, fue trasladado a la Unidad de Quemados del Hospital Río Hortega de Valladolid tras una primera atención en el lugar del suceso.

La segunda víctima con lesiones más importantes fue una joven de 23 años que se encontraba durmiendo en la casa contigua en el momento del suceso. Su habitación, colindante con la vivienda que desapareció, corrió la misma suerte. El peor despertar posible la enterró bajo toneladas de escombro, con la fortuna de que en su más inmediato entorno se generó una burbuja de supervivencia. La joven quedó atrapada por una pierna, en la que sufrió una fractura. La suerte también quiso que en medio del caos que produjo la explosión, el móvil la acompañara y quedara a su servicio cuando la mitad de su vivienda cayó.

Rodeada por escombros pudo ponerse en contacto con su familia y explicar su situación. Conmovidos, algunos familiares celebraron tener noticias suyas mientras veían el estado en el que había quedado la vivienda. Fueron los momentos más emotivos en medio de tanta destrucción. Consecutivamente, la familia transmitió a los bomberos la gran noticia, mientras ellos inspeccionaban cuidadosamente la zona en busca de heridos.

Una joven que dormía en la vivienda contigua fue liberada de entre los escombros al tiempo que hablaba con sus rescatadores

El jefe de Bomberos, Julio Estébanez, se puso en contacto con la joven para tranquilizarla y tratar de que le guiase durante el rescate. Estar al teléfono con la víctima permitió que ningún bombero diera un paso en falso, pudiendo dañarla, y que su liberación se produjera en cuestión de minutos. Entre aplausos, la joven fue colocada en una camilla y alejada de la pesadilla de la que acababa de despertar.

También resultaron afectados dos ocupantes más de esa vivienda colindante, su hermana y la pareja de esta. En su caso, la inhalación de humo requirió de una mínima atención sanitaria. La pareja, al contrario que la joven, dormía en el otro extremo de la vivienda (la parte que sí quedó en pie) y pudieron salir por su propio pie mientras veían como todo se venía abajo.

Tres de las siete víctimas restantes sufrieron episodios de crisis nerviosas. No era para menos: la explosión se escuchó varias manzanas a la redonda y algunos, incluso, sintieron sus efectos como si se tratara de un terremoto. Además, cuatro familias fueron desalojadas. Por suerte, dentro del balance de daños personales no hubo que lamentar fallecidos.

Tras el suceso, que hizo olvidar la apacible vida estival, pasaron días de trabajos para retirar los escombros de la zona y los vecinos recuperaran la normalidad. De hecho, fueron decenas los afectados por el obligado corte de suministro de gas natural durante el suceso. Fue lo primero a lo que se recurrió ante la posibilidad de que se pudiera producir una nueva deflagración. Sin embargo, lo que nadie esperaba fue que la compañía no restableciera el servicio una vez que la zona era segura. Tuvieron que pasar días y que el alcalde, Javier Lacalle, se interesara por la situación para que los vecinos pudieran volver a ducharse con agua caliente.

Y una vez se volvió a una situación normalizada, el caso pasó al plano policial, para esclarecer las causas de la ignición que se llevó por delante una vivienda y media. Aunque oficialmente, al cierre de este anuario, no se ha sido determinado si la explosión fue voluntaria o involuntaria, algunos vecinos apuntaban desde el primer momento tras el suceso que el varón herido había protagonizado discusiones familiares durante los últimos días y que estas habían incluido amenazas. Así, uno de los episodios más reseñables del año sigue sin un final cerrado.

El mes del vino

Lo que sí cerró con éxito fue la primera edición de 'Duero International Wine Fest' que se celebró del 6 al 9 de septiembre en el Fórum Evolución. Algunos de los mayores expertos del mundo del vino se citaron en Burgos con el objetivo de posicionar los vinos de Castilla León entre los mejores de calidad del mundo. Alrededor de 550 expertos internacionales, 2.020 muestras de vino y 84 catadores hicieron de Burgos la capital mundial del vino.

Baños multitudinarios

Por el contrario, lo que sí cerró y además con récord histórico fue la campaña de piscinas municipales de verano. 312.032 personas acudieron entre el 11 de junio y el 9 de septiembre a alguna de las cuatro instalaciones públicas que disponen de piscinas. Este dato mejoró en 10.733 bañistas los registrados en 2017, que a su vez superaron en otros casi 10.000 los de 2016.

Además, sin ser un verano especialmente caluroso y en el que hasta casi la mitad de la campaña no se abrió el bar de las piscinas de El Plantío, los burgaleses se entregaron más a eso de disfrutar del verano cerca de una piscina.

Especialmente buena fue la primera mitad del verano, con varias olas de calor que multiplicaron los bañistas. De hecho, el récord de acceso de la campaña se batió el 26 de junio, con 8.182 accesos. De ellos, 3.938 fueron en las piscinas de verano de El Plantío, 2.391 en las de San Amaro, 1.325 en las de Capiscol y 528 en las de San Agustín. Solo el 24 de julio se superaron los 8.000 bañistas en un mismo día, exactamente fueron 8.105. Sin embargo, no se llegó a batir el récord histórico de un solo día que se alcanzó el año pasado con 8.516 entradas el 13 de julio.

El verano de 2018 batió el récord de visitas a las piscinas municipales de Burgos

También sorprendió el auge de las piscinas de San Amaro, que llegaron, incluso, a obligar limitar los accesos por tener el aforo completo. El crecimiento de población en la zona sur de la ciudad podría estar detrás de ese incremento de demanda. Por una causa u otra, las piscinas de San Amaro –de verano e invierno– recibieron a 109.200 bañistas, los supusieron los 10.878 más que en 2017.

De hecho, este 2018 San Amaro registró más chapuzones que los contabilizados en las piscinas de verano de El Plantío, que se quedaron en 95.117. Si bien, contabilizando a los 23.730 burgaleses que acudieron a las instalaciones de invierno de El Plantío, sí que se supera el dato de la instalación de San Amaro (118.847).

Y es una tendencia creciente de afluencia no se vio frenada por la preocupante falta de inversión en la que es la principal piscina de la ciudad. El Plantío no ha recibido una reforma de calado desde el año 2000 y eso ha llevado a que el vaso familiar sufra anualmente una ingente pérdida de litros de agua que, además del gasto y el coste medioambiental que acarrea, la temperatura sea difícilmente soportable. También arrastra un importante problema de filtraciones la cubierta de la zona de baños y vestuarios. Sin embargo, ambos defectos requieren de inversiones cuantiosas que deben de ser recogidas previamente en los presupuestos, a los que las piscinas de El Plantío siguen esperando. ¿Se acometerán este 2019 en año electoral?

La abundante cosecha no cumple las expectativas

Mientras las piscinas echaban el cierre, los agricultores se afanaban por acabar con las labores de recolección de la cosecha de cereal. Tardía este 2018, como consecuencia de las condiciones meteorológicas, la campaña se dio por cerrada a mediados de mes, casi 20 días más tarde de lo que es habitual.

Pero, tras apagar las cosechadoras y revisar los almacenes, la cifra de recolección de 2018 ascendió a 1.675.000 toneladas de trigo, cebada, avena y centeno, según datos de la Alianza por la Unidad del Campo UPA-COAG, para las 376.500 hectáreas sembradas en la provincia. Esta cifra supuso duplicar la producción del pasado año, pero, a pesar de dejar un buen sabor de boca, no fue tan dulce como se esperaba al inicio de la campaña.

Buena parte de culpa de ello la tuvieron el granizo de julio en el Valle de Valdelucio, que arrasó con las cosechas, o las lluvias de principios del verano que encharcaron muchos terrenos y ocasionaron no pocas enfermedades en los cultivos. Además, como consecuencia de estas afecciones meteorológicas, la producción de las hectáreas en las diferentes comarcas de la provincia fue muy irregular, poniendo el segundo matiz a una cosecha que se calificó de buena.

Inicio de curso

Precisamente, septiembre es para la mayoría el auténtico inicio de año. Los estudiantes vuelven a las aulas, los equipos a la competición y los políticos a las comisiones. Además, este septiembre, como cualquier otro en vísperas de elecciones municipales y autonómicas (mayo 2019), hizo que concejales, diputados provinciales y procuradores regresasen a la actividad con mayor intensidad. Toca apretar los dientes para ganar cuota de representatividad.

El PSOE, con Daniel de la Rosa como líder del grupo municipal, terminó las vacaciones con ganas de ponerse manos a la obra para apretar al Equipo de Gobierno todo lo que queda de mandato. Los acuerdos en inversiones para poder sacar adelante los presupuestos fueron, son y serán hasta mayo el arma con el que los socialistas apretarán al PP. No en vano, a estas alturas del mandato, los 'populares' difícilmente podrán cumplir con lo acordado.

Por otro lado, el Palacio de Justicia de Burgos acogió el inicio del Año Judicial, como sede del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León. El 21 de septiembre, José Luis Concepción, presidente del TSJCyL, dirigió un acto en el que se defendió el papel de los jueces en democracia y al que acudieron jueces, fiscales y letrados de diferentes provincias, así como el presidente de la Junta, Juan Vicente Herrera, y la presidenta de las Cortes, Silvia Clemente.

En clave deportiva, el UBU Colina Clinic se estrenó en División de Honor, después de varias campañas luchando para estar en la élite de rugby nacional. El 15 de septiembre, frente al Alcobendas, los burgaleses se quedaron a un paso de la victoria (23-25) en un injusto final que les impidió debutar con un triunfo ante uno de los mejores equipos del rugby nacional.

A pesar de la derrota, el UBU Colina Clinic tuvo un gran estreno en la máxima categoría y también la propia instalación de San Amaro, que inauguraba su nueva grada con cubierta para albergar a medio millar de espectadores. En un soleado día de septiembre se puso la primera piedra del proyecto de rugby burgalés y todo fue disfrute.

Siguiendo en materia deportiva, cuando septiembre agonizaba, concretamente el día 29, también arrancó la temporada para el San Pablo Burgos. El club azul arrancó su segunda temporada en ACB ante el Monbus Obradoiro con derrota (91-81).

También se ponía el broche a septiembre con una derrota del Burgos CF ante el Sanse (2-0) y se confirmaba el mal inicio de la temporada del conjunto blanquinegro. Tras cinco jornadas, el Burgos CF marchaba en décimo sexta posición (promoción por no descender) y las voces que señalaban como culpable a José Manuel Mateo al frente del banquillo local eran muy notorias.

Algo más que sospechas

El mes de septiembre tocaba a su fin cuando saltó una dolorosa noticia sobre Ana Julia Quezada, la asesina confesa del pequeño Gabriel Cruz. Oficialmente se conocía que la Guardia Civil sospechaba que la muerte de la hija de Ana Julia, en 1996, no fue accidental sino provocada por su propia progenitora. La niña, de cuatro años, falleció tras haberse precipitado por la ventana de un séptimo piso en la vivienda de la Barriada de la Inmaculada en la que residía.