Liga Endesa

Preocupante derrota del San Pablo ante su público

Victor Benite trata de lanzar con muchas dificultades/María González/ACB Photo
Victor Benite trata de lanzar con muchas dificultades / María González/ACB Photo

Los azules no llegaron a competir contra un Divina Seguros Joventut que demostró ser mejor equipo y estar más motivado | El premio para los de Badalona, la clasificación para la Copa del Rey

Ismael del Álamo
ISMAEL DEL ÁLAMOBurgos

Todo lo que podía salir mal, y un poco más, salió mal. El San Pablo Burgos jugó un partido desconocido ante un Divina Seguros Joventut que le superó en juego y en motivación. Por momentos sonrojante, el duelo que cerraba la primera vuelta de la competición fue el peor de los que ha disputado el equipo burgalés y con diferencia.

Al descanso, el Joventut doblaba a los locales (22-44) y solo un último cuarto en el que estaba ya todo decidido permitió a los de casa maquillar la diferencia y ganar el único cuarto de todo el partido (30-26).

65 San Pablo Burgos

Bruno Fitipaldo (9), Branden Frazier (0), Paul Zipser (3), Augusto Lima (5), Javi Vega (3) -cinco inicial-; Álex Barrera (5), Gorgan Huskic (16), Ognjen Jaramaz (0), Vlatko Cancar (4), Vítor Benite (9), Álex López (11).

87 Divina Seguros Juventut

Nico Laprovittola (18), Shawn Dawson (15), Albert Ventura (5), Luke Harangody (12), Marko Todorovic (7) -cinco inicial-; Nenad Dmitrijevic (6), Conor Morgan (7), López-Aróstegui (5), Marcos Delía (3), José Nogués (0), Dakota Mathias (9).

cuartos:
12-20 | 10-24 | 13-17 | 30-26.
árbitros:
Juan Carlos García González, Juan de Dios Oyón y Carlos Merino.
Incidencias:
Partido correspondiente a la decimoseptima jornada de la Liga Endesa disputado en el Coliseum Burgos ante 9.076 espectadores.

El partido arrancó con el recién llegado Paul Zipser en el quinteto inicial y además estrenando él el marcador de su equipo con un triple. Hasta ahí, porque el alemán procedente de los Chicago Bulls fue retirado a los cuatro minutos y medio y no volvió a jugar. Sin embargo, esa canasta fue un oasis en el desierto de un primer cuarto marcado por los errores y la precipitación del San Pablo Burgos. Primero fue un parcial de 3-10, pero se acabó transformando en un 8-18 que obligó a Diego Epifanio 'Epi' a pedir tiempo muerto. Tras el parón, el quinteto sobre la pista no conservaba a ninguno de los titulares, dando muestra de las muchas dificultades que estaban sufriendo los azules. La entrada de Alex López estimuló el juego de los burgaleses, pero no había tiempo para más y el primer cuarto finalizó con 12 a 20 en el marcador y un enorme cabreo de la afición con los colegiados, después de una posible agresión al escolta canario.

De mal en peor. El segundo periodo fue más de lo mismo en lo que a errores y precipitación se refiere. Los azules estaban desubicados y su juego muy lejos de lo que son capaces. Así, la distancia entre ellos y el Divina Seguros Juventut solo podía ir a más. Primero fue de doce puntos (14-26), pero luego llegó a ser de 22. Los de Badalona doblaron en el marcador a la peor versión del San Pablo Burgos vista durante esta temporada (22-44). Así se llegó al descanso de una primera parte que fue una pesadilla para los locales.

A los locales solo les quedaba dar un radical cambio de imagen para poder dar la vuelta a la pésima primera mitad. Sin embargo, aunque muchos confiaban en una reacción contundente tras el paso por vestuarios, la realidad fue bien distinta. El Joventut amplió aún más diferencia, cuando a los burgaleses les llevó tres minutos anotar la primera canasta -y fue desde la línea de tiro libre- (23-49). Todo lo que ocurrió después fue más de lo mismo y el partido se les escapaba. Así se llegó al final del tercer cuarto con un sonrojante 35-59.

El partido estaba visto para sentencia y, a pesar de ello, la afición siguió animando como si acabara de empezar y los hombres de 'Epi' se veían obligados responder con no bajar los brazos a pesar de la inmensa distancia (42-65). Y es que el partido solo mantenía la emoción de ver si el Divina Seguros Joventut sería capaz de ganar por 30 puntos de diferencia, con los que conseguiría la clasificación para la Copa del Rey.

De hecho, el último cuarto sobró, porque los visitantes tenían el trabajo hecho, mientras que el Real Madrid ganaba al Manresa, rival con el que los de badalona mantenían el pulso por la clasificación copera. Fue ese deber cumplido el que les relajó y permitió al San Pablo Burgos ganar el único cuarto de todo el partido (30-26), dejando un marcador final de 65-87.

Más información

La semana se le hará muy larga al equipo de 'Epi', que tendrá la oportunidad de desquitarse de esta sonrojante derrota el próximo sábado a las 18:00 horas ante el Valencia Basket.