Identificada una nueva forma de demencia que a menudo se confundía con el alzhéimer

Pacientes con Alzheimer y demencia en la Fundación Alzheimer en Ciudad de México. /Reuters
Pacientes con Alzheimer y demencia en la Fundación Alzheimer en Ciudad de México. / Reuters

Los científicos afirman que el 25% de las personas mayores de 85 años están afectados por LATE, el nombre de este trastorno cerebral

Daniel Roldán
DANIEL ROLDÁNMadrid

Científicos estadounidenses han descubierto un nuevo tipo de demencia que se confundía de forma habitual con el alzhéimer: la Demencia Predominantemente Límbica Relacionada con la Edad (LATE, por sus siglas en inglés) o encefalopatía TDP-43. El hallazgo ha sido realizado por investigadores del Instituto Nacional sobre el Envejecimiento (NIA) del país norteamericano y publicado en la revista 'Brain'. «Aunque hemos hecho avances en la investigación del alzhéimer, muchas veces nos preguntamos cuándo es esta enfermedad y cuándo no en pacientes mayores», explica el doctor Richard J. Hodes, director del NIA. «La orientación y la información de LATE es un paso crucial para aumentar la conciencia y avanzar en la investigación de estas enfermedades», indicó.

Durante mucho tiempo se consideró que el alzhéimer y la demencia eran sinónimos. Se señalaba a dos proteínas como agentes fundamentales para desarrollar alzhéimer: la tau, que provoca ovillos neurofibrilares, y la beta amiloide, crucial para la información entre las neuronas. Cuando se examinaban los cerebros de los enfermos, las autopsias revelaban, sobre todo en personas de avanzada edad, que no había estos agentes cuando ya estaban diagnosticados. Es entonces cuando aparece una tercera proteína, la TDP-43, culpable de una nueva demencia, LATE. Una proteína que ya estaba implicada en la esclerosis lateral amiotrófica.

Ahora, la patología de TDP-43 se asocia con las afecciones en el hipocampo, la parte del cerebro que se ocupa del aprendizaje y la memoria. Sus síntomas clínicos de deterioro cognitivo pueden ser muy similares a los estragos del alzhéimer. Además, aproximadamente el 25% de las personas mayores de 85 años tienen suficiente proteína TDP-43 para afectar su memoria o sus capacidades de pensamiento. «Las investigaciones nos han enseñado que no todas las personas que creíamos que tenían la enfermedad de Alzheimer la tienen. En segundo lugar, hay que entender a los otros factores contribuyentes de la demencia», añade la doctora Nina Silverberg. Además, apunta que los tratamientos aplicados a personas con alzhéimer en ensayos clínicos no fueron útiles porque no padecían esta patología.

Los autores insisten en que el impacto del LATE es «al menos» igual de relevante en los pacientes más mayores. Por otra parte, sugieren que progresa más gradualmente que el alzhéimer y que, combinadas, causan un declive más rápido. «LATE ha estado aquí todo el tiempo. Esperamos que este informe permita un avance más rápido en la investigación para ayudarnos a comprender mejor las causas y abrir nuevas oportunidades de tratamiento», indica el estudio.