YA LLEGA LA NAVIDAD A LA CATEDRAL DE bURGOS

La Asociación Belenista del Regimiento de Transmisiones comenzó el 29 de octubre a construir su tradicional y extenso nacimiento, que cuenta con más de 2.100 piezas

El portal de Belén está ya a la vista, pero aún faltan muchas cosas por poner para que el nacimiento brille con luz propia como en años anteriores./CC
El portal de Belén está ya a la vista, pero aún faltan muchas cosas por poner para que el nacimiento brille con luz propia como en años anteriores. / CC
César Ceinos
CÉSAR CEINOSBurgos

La llegada de la Navidad parece inminente. Los catálogos de los juguetes están publicados, los primeros adornos están colocados en negocios, calles y plazas y los operarios de la pista de hielo de la plaza de San Juan ya la están construyendo para uso y disfrute de niños y mayores.

Muchos dirán que aún queda mucho tiempo, pero a todos ellos les ha adelantado una vez más la Asociación Belenista del Regimiento de Transmisiones 22 con sede en Burgos del Ejército de Tierra de las Fuerzas Armadas Españolas. El pasado 26 de octubre comenzaron a construir el gran nacimiento que decora el claustro bajo y la sala Valentín Palencia de la Catedral de Burgos durante gran parte del mes de diciembre y la primera semana de enero.

En este caso no pretenden buscan un rédito económico, lo hacen porque este grupo de militares tarda seis semanas en elaborar el nacimiento. La cifra es elevada porque tienen muchos elementos que colocar. Este belén cuenta con más de 2.100 figuras y narra la historia sagrada desde el Génesis (primer libro del Antiguo Testamento de la Biblia) hasta el Apocalipsis (último libro del Nuevo Testamento), según explica el responsable del montaje, Enrique Menayo.

400 metros cuadrados de planicie

No solo colocan las figuras. De hecho, poner las pequeñas esculturas artesanales (aproximadamente miden unos 17 centímetros) es de lo más sencillo. «Es lo menos pesado y lo que haces con más ilusión porque lo haces ya al final», agrega el encargado de la obra.

Detrás de ellas hay 400 metros cuadrados de planicie, 12 kilómetros de cable, corteza de árbol, arena, motores, cajas... Todo ello llegó hasta la seo gótica en 28 camiones de material para que, a la hora de la verdad, el belén reluzca con luz propia por vigésimo sexto año. Al igual que ediciones anteriores, habrá una zona en la que nieve y otra, llueva. Incluso habrá peces vivos en el mar.

Parada obligatoria de muchos burgaleses, tanto de los que viven en la ciudad del Arlanzón como de los que regresan a casa en Navidad, el belén esconde un gran tarea que llevan a cabo entre 30 y 40 personas. Entre las novedades que están realizando este año, destacan el aumento de decorados con más figuras y edificios en varias zonas, como en la recreación del puerto de Alejandría. «El nacimiento de este año es más completo», declara Menayo.

La inauguración de la exposición tendrá lugar el 12 de diciembre y permanecerá abierta hasta el 6 de enero de 2019. En las pasadas fiestas navideñas pasaron por la Catedral unas 32.000 personas. Menayo reconoce que el número será muy difícil de superar, puesto que estuvo a la vista del público una semana más. Por ello, espera alcanzar, entre adultos y pequeños, los 25.000 espectadores.

Cuando más alta sea la cifra mejor, ya que la entrada (un euro) irá destinada a la Federación de Personas con discapacidad física de Burgos (Fedisfibur), a Anvó Africam, a Asociación Las Calzadas, a Cáritas Castrense y a las obras de restauración del Cabildo Catedralicio.

 

Fotos

Vídeos