El papa Francisco reconoce los errores dentro de la Iglesia católica

Un momento de la entrevista del papa Francisco con Jordi Évole./ATRESMEDIA
Un momento de la entrevista del papa Francisco con Jordi Évole. / ATRESMEDIA

Aboga por dar sepultura a las decenas de miles de víctimas de la Guerra Civil que permanecen enterradas en fosas comunes

a. a.
A. A.Madrid

Aborto, homosexualidad, inmigración ilegal y chismorreos o mercantilismo dentro del Vaticano. Jorge Mario Bergoglio (Buenos Aires, 17 de diciembre de 1936), ofreció ayer una versión desconocida de un heredero al trono de San Pedro. El papa Francisco protagonizó una entrevista en el programa 'Salvados' de La Sexta en la que dejó claro que él es el jerarca de la Iglesia católica, pero también que, pese a la infalibilidad que se presupone al Sumo Pontífice –según los textos sagrados–, él también comete errores. Y ha ocurrido, al menos alguna vez. Fue a cuenta del feminismo. «La frase justa es: 'Todo feminismo puede correr el riesgo de convertirse en un machismo con pollera (falda)'. La otra (Esa vez) me equivoqué, fue una equivocación del momento, no porque lo piense así. Por eso, hay que discernir bien las actitudes», dijo ayer el Papa.

LAS FRASES

Desaparecidos.
«Una sociedad no puede sonreír al futuro con los muertos escondidos»
Papa '24 horas'.
«A veces le paso el volante al Espíritu Santo. Que guíe él y yo descanso un poco»
Lionel Messi.
«En teoría, es un sacrilegio decir que Messi es Dios, no se puede decir. Yo no lo creo»

En cuanto a la homosexualidad, Francisco fue esquivo. «Yo estaba explicando que nunca se echa de casa a una persona homosexual, pero hice una distinción que cuando la persona es muy joven y pequeña y empieza a mostrar síntomas raros, ahí conviene ir y yo dije psiquiatra. En ese momento te sale la palabra que te sale y encima en un idioma que no es el tuyo», dijo.

Pederastia

El Papa también aseguró que la Iglesia católica ha puesto remedio a su gran mal, que no es otro que la pederastia. «Lo que sucedió con todos los abusos, en cualquier lugar, es que al cubrir se propagan, una vez que se produce la cultura del destape, ya no se propaga». El Sumo Pontífice quiso lanzar así el mensaje de que, una vez revelado los escándalos de pederastia dentro de las instituciones eclesiásticas, el escándalo y está acabado. Sobre el aborto, el Papa se mantuvo firme y afirmó que nadie tiene derecho a quitar la vida a otro ser. Es uno de las grandes tabúes que perviven en el catolicismo, y su Papa más progresista hasta, desde Pablo VI, parece no tener intención de afrontarlo por el momento.

Cuando llegó el turno de la inmigración ilegal fue donde Francisco se mostró más enérgico y crítico con los poderes terrenales. El Papa censuró sin tapujos el cierre de los puertos italianos a los barcos de las ONG de rescate. Francisco sostuvo que «es tal la inconsciencia que parece lo más natural, nos hemos acostumbrado a esto». «El mundo se olvidó de llorar, esto es lo más inhumano que hay, esto demuestra hasta dónde es capaz de descender la inhumanidad de una persona», reprochó Bergoglio.

A nivel nacional, el papa Francisco entró de lleno en el debate sobre la memoria histórica. El Pontífice fue contundente. España tiene el deber moral de desenterrar a las decenas de miles de fusilados durante la Guerra Civil que aun yacen en fosas comunes sin identificar. Francisco, en cambio, se puso de perfil cuando el periodista Jordi Évole le cuestionó sobre la exhumación de Francisco Franco. Aseguró que el asunto ya está aclarado. Y esto es, que el secretario de Estado del Vaticano, Pietro Parolin, ha manifestado que el Vaticano, quien tiene la última palabra para que se exhume al dictador, no se opondrá. Aún así el prior benedictino que dirige a los monjes que guardan el Valle de los Caídos amenaza con frenar la exhumación del dictador.

Más información: