Las policías y militares españolas dan un paso firme hacia igualdad real

Condecoración de una policía española. /R. C.
Condecoración de una policía española. / R. C.

Presentan en Murcia la primera plataforma para aumentar el porcentaje femenino en estos colectivos y exigir al Estado que mejore sus condiciones de trabajo

AGENCIAS

Las mujeres policías y militares españolas han dado un importante impulso a sus viejas reivindicaciones al poner en marcha este lunes la primera plataforma que busca la igualdad real en sus condiciones de trabajo respecto a los hombres y una mayor visibilización de estos colectivos.

La Federación de Servicios a la Ciudadanía (FSC) de CCOO, el Sindicato Unificado de Policías (SUP), la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) y la Asociación Unificada de Militares Españoles (AUME) han presentado en Murcia la primera Plataforma de Mujeres Policías y Militares.

Las encargadas de rubricar este acuerdo, a nivel nacional, han sido Carmen López, secretaria de las Mujeres de FSC-CCOO; Mª Lina González, secretaria de Igualdad y Conciliación del SUP; Alicia Sánchez, secretaria de la Mujer de la AUGC; y Teresa Franco, secretaria de la Mujer de la AUME.

Según han puesto de manifiesto, el objetivo de esta plataforma es «conseguir que haya más mujeres» en estos colectivos y poner de relieve las carencias existentes, además de visibilizar los problemas a los que se enfrentan a diario, como el hecho de que la incorporación de la mujer en los diferentes colectivos de las fuerzas de seguridad «se ha estancado» hasta el punto de que se llega a ser «invisible», por lo que han lamentado el «insignificante» porcentaje que existe en este sentido.

Acoso

En el caso de la Guardia Civil, Alicia Sánchez ha advertido que el 77 por ciento de los casos de acoso «están archivados», además de que no hay distinción entre el acoso laboral del sexual según el protocolo que actualmente existe.

En las Fuerzas Armadas, Teresa Franco ha destacado los «obstáculos» que hay en cada uno de los colectivos y en su caso «la igualdad no es real»; y en la Policía Nacional, Mª Lina González ha lamentado la dificultad de poder conciliar.

La plataforma, que ahora empieza su andadura y que también aglutina a policías locales, Foral, Ertzaintza, Mossos y la Policía General de Canarias, llevará a cabo acciones a nivel estatal que trasladarán a cada territorio y exigirán al Estado el compromiso de igualdad.

En abril se celebró un encuentro y es de ahí de donde surge la idea de crear esta plataforma, ya que constata «el problema común» que hay en estos colectivos: «la invisibilidad de las mujeres en la Policía y en el Ejército».

Según Carmen López, «queremos alertar de la escasa presencia de mujeres en estos colectivos y de la necesidad de conseguir la visibilidad del insignificante porcentaje que existe en el seno de las fuerzas de seguridad».

El objetivo no es otro sino el de «crear cauces que permitan intensificar la lucha de las mujeres en ámbitos externos e internos, porque unidas somos más fuertes», ha dicho, para después recordar que «ningún derecho nos ha sido regalado».

Mayor representación femenina

Y es que, la representación de la mujer en estos colectivos es «escasa», como lo han puesto de manifiesto las integrantes de esta Plataforma. En la Guardia Civil representan el 7,5% y solo han crecido un 1% desde 2006; en la Policía Nacional el 14,56 por ciento; y en las Fuerzas Armadas el 12,7%.

A medida que la escala es mayor, el porcentaje desciende. Así, en la Policía Nacional actualmente sólo hay siete mujeres comisarias principales de 129 a nivel nacional; comisarias el 8,9%; 9,8% inspectoras jefe, 17,30% escala ejecutiva y 14,56% policía básica.

En la Guardia Civil, sólo hay dos tenientes coroneles, el 3% son suboficiales, cifra que baja un punto cuando se trata de oficiales. Mientras que en las Fuerzas Armadas, sólo hay una mujer coronel y dos capitanes de fragata, el 4,9% son suboficiales, de tropa y marinería el 16,6% y el 8,6% oficiales.

A nivel regional, el 12,7% de la plantilla de la Policía Local de Murcia son mujeres (72 personas) y en el cuadro de mando del Cuerpo actualmente hay cinco oficiales y una es mujer. De estas 72 mujeres, 64 son agentes, cuatro son cabos, tres sargentos y una oficial.

La oficial es responsable de la Unidad de Coordinación y Gestión que aglutina, entre otros servicios, el grupo antigrafiti, atestados, atención a la familia, atención a los ciudadanos, armería, servicio de información, planificación de servicios, sala del 092 o el parque infantil de tráfico.

Demandas

Desde la AUGC, Alicia Sánchez ha puntualizado que el absentismo laboral «duplica al de los hombres y puede ser por falta de medidas de conciliación».

La incorporación de la mujer a la Benemérita se remonta a 1988 y, desde entonces, la situación del colectivo femenino «ha cambiado pero de forma lenta: hasta 2001 no tuvimos el primer traje de bonito para desfiles y en 2005 nos dieron los primeros zapatos de cordón, ya que hasta entonces teníamos que comprarnos tacones; en 2013 se creó la primera sala de lactancia y el protocolo de acoso».

Asimismo, ha lamentado que no existan vestuarios para las mujeres y ha demandado la necesidad de modificar el protocolo de acoso, ya que «carece de plazos, la víctima no es parte del proceso, es un mero testigo y no ve nada». Y es que, advierte, «el porcentaje de mujeres que denuncian acoso dentro de la Guardia Civil es altísimo».

María Lina González, del SUP, ha señalado que «las medidas exclusivas para mujeres generan más brecha entre los dos sexos». Las medidas de conciliación «es otro de los grandes caballos de batalla», aunque ha celebrado que «los nuevos modelos familiares nos han dado un impulso y las responsabilidades ahora tienden a ser asumidas por ambos».

Ha aludido a los problemas de horario, que «no se asemejan a un horario comercial normal», y aunque la solución «no es fácil», demanda «una menor rigidez de la norma que regule permisos, conciliación y jornada laboral».

Por su parte, Teresa Franco, secretaria de la Mujer de la Asociación Unificada de Militares Españoles (AUME), ha dicho que en las Fuerzas Armadas «la igualdad no es real y el porcentaje en los últimos diez años se ha estancado y no sabemos la razón».

Franco ha hecho ilusión a las «dificultades para conciliar la vida laboral con la personal y familiar, ya que hacer efectivo este derecho a veces es un suplicio porque depende, en última instancia, de los jefes en cada unidad y están sujetas a la subjetividad y en esta sociedad el peso de los cuidados familiares sigue recayendo, en mayor medida, en las mujeres».

Así, ha reclamado mayor «dotación de medios y de material con perspectiva de género y que haya más formación en igualdad». Para concluir, ha llamado la atención sobre otra de las profesiones en las que la mujer juega en desventaja, como es el caso de los bomberos, donde en Murcia, a modo de ejemplo, no hay ninguna.

Entre los acuerdos, abogan por la promoción de actuaciones oportunas para mejorar la protección de los derechos de las mujeres. Así, se constituirá un equipo de trabajo compuesto por un máximo de hasta cuatro representantes de cada una de las organizaciones, nombrándose una portavocía por cada una de las organizaciones participantes, con el objetivo de coordinar y organizar el equipo.

Las organizaciones firmantes se comprometen a consensuar una agenda estratégica para el cumplimiento de los objetivos de la Plataforma, además de realizar reuniones periódicas entre todas las organizaciones para armonizar propuestas y actuaciones, enviar y recibir información y llevar a cabo campañas de sensibilización y visibilización.

 

Fotos

Vídeos