El Tribunal rechaza paralizar de forma cautelarísima el proyecto para reducir el tráfico en el centro de Madrid

Placa vertical que anuncia que se entra por una calle a Madrid Central./José Ramón Ladra
Placa vertical que anuncia que se entra por una calle a Madrid Central. / José Ramón Ladra

Un auto indica que «no se aprecia circunstancia de especial urgencia a la solicitud de suspensión» | La medida entra en vigor el próximo 23 de abril de 2019

EPMadrid

El Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) ha acordado este jueves no paralizar de forma cautelarísima la entrada en vigor prevista para mañana de Madrid Central, el proyecto de Manuela Carmena para reducir el tráfico en el centro de la capital.

Así lo han decidido en un auto los magistrados de la Sala Segunda del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) tras deliberar sobre el recurso presentado ayer por la organización de defensa de los conductores automovilistas y Europeos Asociados (AEA) contra la Ordenanza de Movilidad Sostenible aprobada por el Pleno del Ayuntamiento de Madrid el pasado 5 de octubre.

Indica que «no se aprecia circunstancia de especial urgencia a la solicitud de suspensión» de la puesta en marcha de Madrid Central. Por ello, se deniega la medida cautelarísima de suspensión.

Tal y como argumenta el TSJM, la medida cautelar «no tendría el efecto pretendido», sino «el efecto de paralizar la entrada en vigor de otras prohibiciones y obligaciones que sí contiene el Acuerdo de la Junta de Gobierno de 29 de octubre de 2018, sobre las que no se justifica infracción legal alguna«.

AEA justificaba su petición de suspensión en el hecho de que «mientras en la ordenanza la obligación de exhibir el distintivo ambiental que identifica la clasificación ambiental de los vehículos según su potencial contaminante no entra en vigor hasta el 23 de abril de 2019, el acuerdo de la Junta de Gobierno anticipa su exhibición al próximo día 30 de noviembre«.

En esta línea, apunta también que «la medida cautelar solicitada no puede ser concedida porque el fundamento para justificar su suspensión es que la obligatoriedad de exhibición del distintivo ambiental se anticipa seis meses, pero la suspensión judicial del auto no suspendería tal obligación».

Pese a que se deniega la paralización, este fallo «ni anticipa la decisión de fondo del presente recurso basada en este u otros motivos impugnatorios, ni la de eventuales recursos o medidas cautelares que sobre los mismos actos y disposiciones pudieran interponerse».

Este recurso no es el único frente judicial contra Madrid Central. La Comunidad de Madrid ha presentado dos recursos, uno contra la Ordenanza de Movilidad y otro sobre el acuerdo de Junta de Gobierno que autorizó Madrid Central, por entender que se ha acometido una tramitación «incorrecta».

Más información

 

Fotos

Vídeos