A la caza de la paloma burgalesa

La captura se realiza con medios incruentos./CC
La captura se realiza con medios incruentos. / CC

Desde el área de Sanidad cazaron más de un millar palomas en 2018 para mantener la población en niveles «que causen las menores molestias posibles a los ciudadanos»

César Ceinos
CÉSAR CEINOSBurgos

El área de Sanidad del Ayuntamiento de Burgos cazó 1.138 palomas a lo largo y ancho de la capital durante el año pasado, según explican desde el departamento de Medio Ambiente.

El número de aves apresadas repuntó un 50,93% desde 2015, año en el que cogieron 754 animales. En la última década, los técnicos cazaron en seis ocasiones entre 700 y 1.000 palomas por anualidad y en cuatro, más de un millar. El récord se fijó en 2012, cuando registraron 1.724 animales capturados. Por detrás se situaron 2018, con 1.138; 2013, con 1.069 y 2014, con 1.020.

Estas acciones tienen como objetivo «mantener a la población de palomas en la ciudad en niveles que causen las menores molestias». En todos los casos, el proceso se lleva a cabo con medios incruentos, bien maediante jaulas de las que no pueden salir o redes 'atrapapalomas', un curioso instrumento que llama la atención a muchos viandantes. Con este sistema, el técnico acciona un mecanismo que hace saltar una red que, como su nombre indica, atrapa a los nimales. Posteriormente el operario va recogiendo una a una a estas aves y las coloca en unas pajareras.

Este servicio se realiza a lo largo de todo el año, aunque en muchas ocasiones atiende las reclamaciones y sugerencias de burgaleses 'hartos' de estas 'vecinas', que causan daños a los edificios de la ciudad por sus deposiciones y algún que otro lamento a las personas que han sido el blanco de sus heces.