El Ayuntamiento y Ego Ruderico siguen buscando «nuestro origen» bajo el Solar del Cid

La segunda fase de la excavación se inició el pasado 3 de agosto/AIA
La segunda fase de la excavación se inició el pasado 3 de agosto / AIA

El Consistorio ha destinado aproximadamente 90.000 euros a la segunda campaña de excavación en el Solar del Cid

Andrea Ibáñez
ANDREA IBÁÑEZBurgos

El Ayuntamiento de Burgos continúa adelante en su compromiso con la Asociación Ego Ruderico en el afán de descubrir qué es lo que esconde el Solar del Cid. Esta mañana, la alcaldesa accidental, Carolina Blasco, se ha reunido con Fabiola Monzón, directora de la excavación, y Susana Zamorano, presidenta de Ego Ruderico para conocer los avances de esta segunda campaña. Así, se ha hecho visible que el Consistorio sigue confiando en la iniciativa impulsada por la asociación y que comenzó a ejecutarse el pasado año con la intención de generar un proyecto de divulgación como atractivo cultural y turístico.

El periodo de excavación de 2017 se destinó a investigar sobre los restos arqueológicos que conserva el subsuelo del solar y analizar el contexto histórico de la zona. También a establecer si existen conexiones con el linaje cidiano y a valorar la posibilidad de crear un producto de turismo cultural integrado dentro de la Ruta Cidiana en Burgos. Así, se abrieron un total de 96 metros cuadrados de los 270 posibles con los que cuenta el solar.

Los trabajos de 2017 dejaron al descubierto un conjunto de silos horadados asociados con la ocupación altomedieval, una vivienda de grandes proporciones posterior que podría pertencer a los siglos XIII y XIV, y la utilizacion de esta última con fines artesales después. Ya en el siglo XVI se levantó un muro de mampostería entre el patio y la sala este. Precisamente, con relación a este muro ha surgido la principal novedad de esta segunda fase, que comenzó el pasado 3 de agosto, «apareció un muro en la vivienda que en realidad eran dos, que convergen en uno y una pared divisoria de la sala que pertenece al alfa, parece que la vivienda abarca unas dimensiones mayores a las del solar», ha explicado Monzón.

Para esta segunda fase el Ayuntamiento destinará aproximadmente 90.000 euros. «Había muchísimo potencial en el suelo de ese solar y había que continuar con una segunda fase», ha afirmado Blasco que, además, ha aprovechado para añadir que «debería darse más este tipo de estudio en nuestra ciudad para conocer nuestro origen».

En esta nueva etapa se ampliará la superficie excavada 100 metros más, es decir, casi la totalidad del solar, respetando el monumento y la escalinata que da el acceso a él.

El Ayuntamiento ha respondido de nuevo asumiendo los costes necesarios y recurriendo al Plan de Empleo que alargarán los trabajos hasta el mes de diciembre, se continuará conociendo «las características de los vestigios que tenemos y su cronología» y concentrarán sus esfuerzos en seguir excavando por debajo del suelo de la vivienda.

Sus objetivos en esta etapa pasan por ampliar el conocimiento sobre las estructuras descubiertas con la actividad agrícola en la fase altomedieval, clarificar la cronología en la que los silos se convierten en basureros, en qué momento fueron cortados para dar paso a nuevas construcciones, concretar la cronología en que fue construida la vivienda, conocer la distribución espacial, datar de forma precisa el momento en que se convierte en un centro artesanal e investigar la tipología de horno y saber más sobre su funcionalidad.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos