El bipartidismo toma la delantera

PSOE y PP ya cuentan con candidatos a Alcaldía del Ayuntamiento de Burgos, cuando otras formaciones aún desconocen, incluso, la fórmula bajo la que se presentarán a las elecciones del 26 de mayo

Antonio Fernández Santos, Javier Lacalle y Daniel de la Rosa/Gabriel de la Iglesia
Antonio Fernández Santos, Javier Lacalle y Daniel de la Rosa / Gabriel de la Iglesia
Ismael del Álamo
ISMAEL DEL ÁLAMOBurgos

Si esto se tratara de una carrera, el PSOE, con Daniel de la Rosa, y el PP, con Javier Lacalle, disfrutarían de las dos primeras posiciones de salida para la carrera de fondo con meta en las elecciones municipales del 26 de mayo del próximo año. Los dos políticos que han demostrado más liderazgo en el presente mandato, repetirán al frente de sus formaciones.

En el caso de los socialistas, De la Rosa resolvió cualquier incertidumbre en el PSOE, incluso, antes de que ésta pudiera presentarse. El actual líder de la oposición se postuló como candidato a la Alcaldía hace meses y presentó su candidatura oficialmente en junio. Ya en 2017 expresó su deseo de encabezar la lista municipal de los socialistas.

En el caso de los 'populares', quienes han sido el segundo partido en designar a su candidato a la Alcaldía, el camino ha sido mucho más dubitativo. Hasta hace cuatro días -literalmente- no se sabía qué nombre anunciaría el comité electoral. Y es que no es ningún secreto que Javier Lacalle, actual alcalde, tuvo dudas sobre si continuar un mandato más como líder del PP en el Ayuntamiento. Tuvieron que ser Pablo Casado, presidente del PP nacional, y Alfonso Fernández Mañueco, presidente del PP de Castilla y León, quienes le ayudaron a entender que él era el mejor candidato y, de paso, el que preferían los afiliados.

Más allá de las dos primeras posiciones, la parrilla de salida está sin configurar. En Ciudadanos, uno de los partidos revelación de las pasadas elecciones municipales, aún no han celebrado la batalla final por encabezar la lista. La actual número uno, Gloria Bañeres, dio muestras de no querer repetir, pero ha vuelto a estar entre las posibilidades. Sin embargo, algunos apuntan a un candidato nuevo, potente, vinculado al Partido Popular y con representación en cargo público como nuevo líder de los naranjas. Tal y como contamos hace unos días en el artículo 'Triple salto mortal', Ciudadanos aspira a multiplicar por tres los resultados electorales obtenidos en 2015, pero para ello no solo podrán tirar de la inercia de Albert Rivera.

Y tras un giro a la izquierda, las candidaturas de Imagina Burgos, Podemos e Izquierda Unida son una completa incógnita. Aunque por separado todos están iniciando sus procesos para designar al cabeza de lista, la principal interrogante se encuentra en la confluencia. Desgastados por un mandato que no ha sido nada fácil, en el que dos de los seis concejales fueron apartados de Imagina Burgos -Raúl Salinero y Blanca Guinea- y un tercero ha quedado completamente desconectado de las bases -Marco Antonio Manjón-, solo una de las tres restantes tiene alguna posibilidad de repetir con la formación multicolor -Eva de Ara-. Sin duda, Imagina Burgos será una de las formaciones que presenten más novedades en sus listas, pero queda aún para conocer si su candidatura confluirá con la de Podemos e Izquierda Unida (fuerzas que parece que sí seguirán juntas).

Imagina Burgos podría encontrar sintonía con el Partido Castellano (PCAS) y Equo, en su esfuerzo por aunar a cuantas mayores sensibilidades de la ciudadanía mejor. De hecho, el PCAS y Equo son socios habituales y algunos de sus miembros llevan meses participando en asambleas de Imagina Burgos.

Finalmente, en el horizonte se vislumbra a un último piloto que, de lejano que parecía, no era tenido en cuenta y cada vez se acerca a más velocidad. Vox es uno de los partidos que, como Ciudadanos en el 2015, podría irrumpir con fuerza en el Ayuntamiento de Burgos. De hecho, aunque no son una formación de reciente creación -fue fundado hace cinco años-, han esperado su momento y en Andalucía han dado muestras de que su ideario político tiene más seguidores de los que ningún politólogo podría prever.

En Burgos, su presidente Ángel Martín aún no ha confirmado si él será la cara del partido para el Ayuntamiento, pero no hay que olvidar que el as en la manga que supone contar con Ortega Lara, puede atraer un buen número de votos de aquellos electores más descontentos con la política. De hecho, y aunque aquí no vaya a cumplirse la parábola bíblica de que «los últimos serán los primeros», Vox podría restar velocidad al coche azul y quién sabe si el rojo acabará la carrera en primera posición.

Temas

Burgos
 

Fotos

Vídeos