El PP califica de «bufonada» la reprobación de la oposición,una «pataleta infantil» antes de la campaña electoral

Lacalle, en sesión plenaria/GIT
Lacalle, en sesión plenaria / GIT

El Partido Popular achaca la iniciativa, que defenderán PSOE, Imagina y Cs el viernes, al «nerviosismo» generado por la candidatura de Javier Lacalle

Patricia Carro
PATRICIA CARROBurgos

De «ridículo», «bufonada» y «pataleta infantil» ha calificado el Partido Popular la proposición de reprobación a Javier Lacalle que defenderán PSOE, Imagina y Ciudadanos el próximo viernes, en el Pleno del Ayuntamiento de Burgos. Una propuesta «intrascentente y surrealista», afirman en nota de prensa, que aun así da lugar a una respuesta por escrito de los 'populares'.

De este modo, el Grupo Municipal del PP considera «lamentable» que la oposición «pierda el tiempo en este tipo de bufonadas», en lugar de trabajar por los ciudadanos. Y, en especial, recrimina su actitud a Ciudadanos, a los que considera «el apéndice de los populistas radicales de Podemos/Imagina y el PSOE».

Más información

A juicio del PP, la foto de la portavoz Gloria Bañeres, firmando la propuesta con Daniel de la Rosa y Eva de Ara, es «un gran error», pero también sirve para situar a cada fuerza política de cara a las elecciones municipales de mayo. «Esta pataleta infantil» es «la mejor imagen» sobre dónde se encuentra cada uno en la campaña electoral, insisten.

Al mismo tiempo, los 'populares' achacan la reacción de la oposición al «nerviosismo» que ha generado la candidtura de Javier Lacalle a la alcaldía de Burgos, e insiste en que con la propuesta de reprobación se reproduce el «ridículo» que ya se hizo cuando se negoció una moción de censura, a mitad de mandato.

Desde el PP insiste en que el alcalde y su Equipo de Gobierno «seguirán trabajando con plena intensidad durante los próximos meses» y «tomando iniciativas acordes con sus responsabilidades de gobierno, que han llevado a la ciudad a las primeras posiciones de españa».

«Hartazgo»

PSOE, Imagina y Ciudadanos han promovido esta reprobación hartos de la «utilización partidaria y electoralista de los recursos municipales» del alcalde, así como del «reiterado incumplimiento de la mayoría de los acuerdos adoptados por el Pleno del Ayuntamiento de Burgos». Además, lleva a cabo inversiones sin consensuarlas con nadie, mientras obvia los acuerdos políticos.