El PSOE afirma que la deuda municipal asciende a 216 millones, sumando los consorcios

La deuda de Villalonquéjar sigue amenazando las cuetnas municipales/GIT
La deuda de Villalonquéjar sigue amenazando las cuetnas municipales / GIT

La deuda financiera ronda los 53,5 millones, pero el Ayuntamiento tiene que asumir también las obligaciones del Desvío y Villalonquéjar

Patricia Carro
PATRICIA CARROBurgos

El Grupo Municipal Socialista le ha enmendado la plana esta mañana al Equipo de Gobierno, recordando que la deuda «real» del Ayuntamiento de Burgos asciende a 216 millones de euros, y no los 53,5 millones de los que habló días atrás el concejal de Hacienda, Salvador de Foronda. El edil Antonio Fernández Santos ha recordado que se deben sumar todas las obligaciones económicas municipales, incluidas las derivadas de los consorcios del Desvío Ferroviario y de Villalonquéjar, pues sus respectivas deudas ya están computadas en la contabilidad municipal.

El Pleno del Ayuntamiento ha aprobado, con la abstención de Imagina y los concejales no adscritos Fernando Gómez y Silvia Álvarez de Eulate, una modificación de crédito para destinar 7,7 millones de remanente de Tesorería a amortización de deuda municipal. De este modo, a cierre de ejercicio, el Ayuntamiento deberá a las entidades financieras, directamente, 53,5 millones de euros, ha recordado el concejal Salvador de Foronda.

Salvador de Foronda está «negando la realidad» antonio fernández santos

Sin embargo, el PSOE le ha recordado que esa no es la deuda total del Consistorio. A esos 53,5 millones hay que sumarle los 44,4 derivados del acuerdo de refinanciación de la deuda del Desvío, y los 7,7 millones que se le deben al Estado, en concepto de devolución de la participación de los tributos del Estado en 2008 y 2009. De este modo, la deuda actual municipal ascendería a 106 millones de euros. Además, Antonio Fernández Santos ha insistido en que el Ayuntamiento debe tener en cuenta también la deuda del Consorcio de Villalonquéjar, poruqe «ya figura en la contabilidad municipal», aunque no compute en el nivel de endeudamiento hasta 2019.

Llegado ese momento, si no existe un acuerdo de refinanciación, el nivel de endeudamiento del Consistorio ascendería al 109,4%. «Por eso es tan importante la refinanciación», ha insistido el socialista, aunque «el Partido Popular lo ha abandonado completamente». Así, Antonio Fernández Santos acusa a Salvador de Foronda de «negar la realidad», de no contabilizar todas las obligaciones en la deuda municipal, y de sacar pecho ante una reducción de la deuda por amortizaciones. El Plan Económico y Financiero aprobado este año exige reducir el nivel de endeudamiento, por debajo del 110%, ha insistido.

El debate sobre la deuda municipal ha ofrecido un duro enfrentamiento político, y personal, entre Antonio Fernández Santos y Salvador de Foronda. Ambos ediles se han cruzado gruesas palabras, tanto es así que De Foronda ha optado por no realizar la segunda intervención prevista, y ha acusado al socialista de faltarle al respeto, asegurando que engaña a la ciudadanía con los datos económicos. «Lo que tiene que hacer usted es lavarse la boca o cerrarla», le ha indicado el edil de Hacienda, muy molesto con el socialista.

Al margen de este enfrentamiento, la portavoz de Ciudadanos, Gloria Bañeres, ha criticado que ahora se pueda aprobar una modificación de crédito para amortizar 7,7 millones de deuda municipal con remanentes de Tesorería, y cuando se planteó una acción similar para amortizar deuda del Consorcio de Villalonquéjar «no había tiempo y estábamos pidiendo cosas imposibles». Entonces, C's proponía destinar 7 millones para cubrir amortizaciones vencidas y evitar suscribir un nuevo préstamo con CaixaBank. Sin embargo, Salvador de Foronda ha recordado que el plan de ventas de parcelas no se puede modificar y que, sin acuerdo de refinanciación, es imposible realizar ese tipo de acciones financieras.

Aun así, Ciudadanos ha votado a favor del modificado para amortización de deuda municipal. «Nos alegramos de que haya una deuda menor», ha afirmado Gloria Bañeres. No obstante, la concejal afirma que «lo que se busca es aparentar que todo va muy bien, cuando sabemos que planean sobre nuestras cabezas 112 millones de euros». La portavoz de Cs ha insistido en que la formación ha querido suscribir un acuerdo de reestructuración, pero no se han cumplido las condiciones que han puesto sobre la mesa.

Pago a proveedores

En el Pleno municipal también se ha analizado el informe trimestral sobre el pago a proveedores. En el último trimestre, el pago medio a proveedores se situa en 83 días, casi tres veces el máximo que permite la ley. El Ayuntamiento tiene pendientes 2.737 facturas demoradas, por valor de 5,7 millones de euros. En plazo legal se han pagado facturas por valor de 10 millones, y fuera de pago, 14,8 millones. De «vergüenza», lo han calificado PSOE e Imagina.

El portavoz de Imagina, Raúl Salinero, ha asegurado que «el Partido Popular está haciendo de Burgos el hazmerreír de Castilla y León», pues la gestión económica ha «involucionado». El Equipo de Gobierno «ha vuelto a poner facturas en los cajones», y está incumpliendo la legalidad. Además, esta gestión provoca una pérdida de credibilidad de la ciudad. A este respecto también se ha referido el concejal no adscrito Fernando Gómez, que ha mostrado su preocupación por el hecho de que muchas de las facturas pendientes afectan a pequeños empresarios y autónomos de Burgos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos