Yagüe reclama «derecho a decidir» y mantener el nombre de la barriada

La barriada está de acuerdo con la retirada de placas y el monolito/JAQ
La barriada está de acuerdo con la retirada de placas y el monolito / JAQ

Los vecinos piden a la oposición que retire el cambio de nombre de la propuesta que llevará al próximo Pleno

Patricia Carro
PATRICIA CARROBurgos

La Asociación de Vecinos San Juan Bautista pide a los grupos de la oposición en el Ayuntamiento de Burgos que retiren la Barriada Yagüe de su propuesta para cambiar el nombre de calles que incumplen la Ley de la Memoria Histórica. En un comunicado, el colectivo reclama su «derecho democrático a decidir» el nombre que los vecinos quieren para la barriada, pues están en contra del cambio, como ya pusieron de manifiesto con un escrito remitido el pasado 20 de enero al Ayuntamiento, y que no obtuvo contestación.

La presidenta de la asociación vecinal, Montserrat Sánchez, ha recordado que ante la iniciativa municipal de cumplimiento de la Ley de Memoria Historia se llevó a cabo una campaña de recogida de firmas para que los vecinos pudiesen expresar su opinión. Y, si bien algunos abogan por cambiar la Barriada Yagüe, la mayoría de las firmas recogidas pedían el mantenimiento de la denominación. Sin embargo, en el Consistorio no se ha tenido en cuenta su pronunciamiento y, ahora, la oposición ha cerrado una propuesta de cambios que incluye sustituir Barriada Yagüe por Barriada de las Américas.

Los vecinos consideran «perfectamente prescindibles» las placas y el monolito, pero defienden la labor social de la barriada

En el documento enviado en enero, la Asociación de Vecinos San Juan Bautista reconocía que existen placas y un monolito en recuerdo a Juan Yagüe que, en cumplimiento de la Ley, deberían desaparecer. Son elementos «perfectamente prescindibles» pues no sirven ni para identificar calles ni para concretar direcciones. «Cosa distinta es que la ley obligue a cambiar una denominación, genérica, de una barriada en contra del sentir de sus vecinos», insisten desde la asociación. Y es que, a su juicio, “la historia debe ser respetada en toda su extensión”.

Además, los vecinos diferencian entre las calles ya existentes a fecha 18 de julio de 1936, y cuyos nombres se cambiaron en la dictadura, y las que se crearon posteriormente. En el caso de las primeras, sería obligatorio recuperar su denominación original. En el caso de las segundas, se debería mantener el nombre. «De lo contrario, habría que cambiar calles de nombre de personajes y acontecimientos históricos que no son compatibles con planteamientos éticos y morales de la sociedad actual», y sería un «error» pues se descontextualizaría la historia.

Por otra parte, la asociación destaca la «labor social» de la barriada, que es ajena a cualquier devenir ideológico. A través de la barriada se ha prestado ayuda y asistencia a desfavorecidos, han recordado, y la barriada «nunca sirvió de instrumento para la causa franquista». Trasciende al personaje y forma parte del acervo cultural de Burgos. Por ese motivo, la asociación de vecinos pide que se les deje elegir el nombre de su barriada y apuestan por el mantenimiento de la denominación.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos