Burgos contará con seis nuevos autobuses la próxima primavera

Varios usuarios montan a un autobús de la línea 1 en la Avenida Arlanzón./CC
Varios usuarios montan a un autobús de la línea 1 en la Avenida Arlanzón. / CC

Con esta compra, el Samyt habrá renovado el 82% de los vehículos desde 2015

César Ceinos
CÉSAR CEINOSBurgos

Los burgaleses continuarán estrenando autobuses. El Ayuntamiento de Burgos ha iniciado los trámites para adquirir seis nuevos vehículos para el Servicio Municipalizado de Accesibilidad, Movilidad y Transporte (Samyt). Si todo marcha como ha anunciado esta mañana la portavoz del Equipo de Gobierno, Carolina Blasco, los dos coches estándar de doce metros, otros tantos articulados, un microbús diésel y uno a tracción eléctrica, llegarán la próxima primavera.

Esta incorporación, sumada a los tres coches de doce metros alimentados con gas natural comprimido que recorrerán las calles burgalesas a partir de agosto, elevará la cifra de autobuses renovados a 50, lo que equivale al 82% del total de la flota. Además, provocará que la vida media del parque móvil caiga de los 13 años hasta los cinco, según los datos aportados por Blasco, quien ha presumido de que Burgos tenga «una de las flotas más modernas de toda España».

Por tanto, entre marzo y junio del año que viene, el Samyt contará con 30 vehículos diésel (16 de doce metros de largo y otros 14 de 18 metros), 15 de gas natural comprimido (trece de doce metros y dos de 18 metros), así como un coche híbrido de 12 metros y cuatro microbuses (tres a gasóleo y uno eléctrico).

La sustitución de vehículos, que comenzó en 2015 con un sistema mixto de alquiler y compra y se afianzó al año siguiente gracias a un acuerdo entre el PP y el PSOE, se prolongará entre 2019 y 2021 hasta alcanzar una renovación total. El Consistorio tiene previsto comprar 15 autobuses nuevos, a razón de cinco por ejercicio, para descatalogar a la docena de autobuses que faltan por cambiar. Este hecho hará que el parque, que a día de hoy está formado por 62 coches, pase a ser de 65.

La apuesta del Samyt por el vehículo eléctrico en la próxima primavera deja entrever, a juicio de la concejala, el compromiso del área de Movilidad del Ayuntamiento con las energías renovables, aunque el precio será el doble respecto a uno similar de combustible diésel y esta tecnología en los autobuses aún está desarrollándose.

«Se va a dar el primer paso para ver cómo funciona un coche de estas características y sus costes para seguir apostando por el autobús eléctrico», ha matizado Blasco. La concejala ha defendido esta actuación recordando que Burgos fue «pionero» en 2002 en la instalación de una estación de gas natural comprimido y, años después, otras ciudades han construido esta infraestructura.

Temas

Burgos

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos