Desbloquean tras más de una década la conclusión de la urbanización de Fuentecillas

Parte de la urbanización de Fuentecillas sigue sin ejecutarse. /GIT
Parte de la urbanización de Fuentecillas sigue sin ejecutarse. / GIT

El Ayuntamiento y la UTE suscriben un acuerdo para desbloquear la mayor parte de las obras que se contemplaban en el contrato inicial y que se quedaron sin ejecutar tras la entrada en concurso de varias de las empresas participantes

Gabriel de la Iglesia
GABRIEL DE LA IGLESIABurgos

Tras más de diez años de olvido, el Ayuntamiento ha conseguido desbloquear el fin de las obras de urbanización de los sectores S-7 y S-8, en Fuentecillas. Tras varios meses de negociaciones con la UTE adjudicataria del proyecto, se ha conseguido alcanzar un acuerdo para que la urbanización pueda concluirse.

La polémica viene de lejos. La llegada de la crisis afectó de lleno a varias de las empresas que en su día formaron la UTE encargada del desarrollo urbanístico de la zona. Esa circunstancia motivó que muchos de los trabajos contemplados en el proyecto inicial, que se planteó mediante la fórmula de concurrencia, se quedaran sin ejecutar. Y ahí siguen hasta el día de hoy.

Tras muchos años de espera, el Consistorio se sentó a negociar la conclusión de las obras pendientes con las mercantiles Copsa, MBG e Hipólito García, que son las que mantuvieron los derechos y obligaciones de la UTE inicial. Y finalmente se ha llegado a un acuerdo, con calendario y presupuesto incluidos.

En el caso del S-7, los trabajos pendientes de ejecutar suponen un presupuesto de 2.388.000 euros más IVA, y se corresponden con casi el 20% del proyecto inicial. En el caso del S-8, las actuaciones pendientes se han cifrado en 1.512.000 euros más IVA (casi un 30% del proyecto inicial).

En concreto, ambos sectores adolecen de mobiliario, zonas infantiles y ajardinadas, iluminación o canlizaciones de riego. Al margen de todo ello, las empresas deberán asumir también el derribo de las antiguas naves de Juan Gil y la instalación de una central de recogida neumática de residuos, según ha explicado hoy la portavoz del Equipo de Gobierno, Carolina Blasco.

«El Equipo de Gobierno ha sido muy blando»

A pesar de celebrar el desloqueo de la urbanización, desde Imagina Burgos, que en su día denunció el olvido que sufría este proyecto, forzando al Ayuntamiento a actuar más de una década después, se muestran muy críticos con el Equipo de Gobierno.

Y es que, a su juicio, el Ejecutivo local «ha sido muy blando» con las empresas durante las negociaciones y no ha conseguido sacar adelante un «buen acuerdo».

En este sentido, desde la formación critican que varias de las grandes actuaciones previstas en el proyecto, como la recuperación para su uso social de la antigua ermita de Las Rebolledas o la puesta a disposición de una parcela para 50 vivienda en régimen de alquiler protegido, se hayan quedado fuera del acuerdo final.

Eso sí, el acuerdo no contempla la ejecución de otros trabajos incluidos inicialmente en el proyecto de urbanización, como la construcción de un centro de día aprovechando y poniendo en valor las ruinas de la antirua ermita de Las Rebolledas.

Una vez alcanzado el acuerdo y ratificado por la Junta de Gobierno Local, se debe proceder a la firma del mismo con las empresas.