Fomento necesita 43 millones para cumplir los compromisos con la A-12 y la N-I

Imagen de las obras en la A-73/GIT
Imagen de las obras en la A-73 / GIT

El Ministerio deberá presupuestar en 2018 otros 178 millones si quiere avanzar en la A-12 y la A-73

Burgos Conecta
BURGOS CONECTABurgos

El Ministerio de Fomento tiene sujeta la evolución de sus infraestructuras en Castilla y León a un calendario de trabajo, que exige una inversión de casi 300 millones de euros en los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2018. De lo contrario, las obras se retrasarían, una vez más. Esa elevada cuantía, que fue avanzada por el ministro Íñigo de la Serna en 2017, y que deriva de las previsiones plurianuales recogidas en los pasados presupuestos, deberá concretarse en el proyecto de PGE que el Consejo de Ministros tiene intención de aprobar el próximo 27 de marzo.

Y en las previsiones realizadas por Fomento hay infraestructuras de vital importancia para la provincia burgalesa, como la A-12 Autovía del Camino de Santiago, la A-11 Autovía del Duero, la A-73 Burgos-Aguilar de Campoo o las mejoras en la N-I. Así, el Ministerio requeriría para 2018 de 38 millones de euros para cumplir con lo comprometio en la Autovía del Camino de Santiago, recuerdan en ICAL. Fomento consignó hace un año 15,8 millones para el tramo Ibeas-Burgos, si bien las obras todavía no han comenzado, pese a estar adjudicadas. Y otros 20, para el de Villamayor del Río-Villafranca Montes de Oca.

Por lo que respecta a la Autovía Burgos-Aguilar de Campo, para la que las Cortes de Castilla y León han pedido recientemente que se agilice la tramitación, se necesitarían 62 millones de euros. El tramo más beneficiado será el de Báscones de Valdivia a Aguilar de Campoo, con 35,9 millones, o el de Pedrosa a Báscones de Valdivia, con 13,7 millones. Para los tramos burgaleses, entre Quintanortuño, Montorio, Santa Cruz del Tozo y Pedrosa, un millón para cada uno.

Igualmente, las previsiones realizadas por Fomento recogían una inversión de 5 millones para la mejora de la N-I, en el tramo entre Rubena y Fresno de Rodilla. Sin embargo, este 2018 la infraestructura más beneficiada en el reparto de fondos debería ser la A-11, Autovía del Duero, con 116 millones de euros. Se necesitarían 21 millones para el tramo soriano de Venta Nueva a Santiuste; 15 para los de San Esteban de Gormaz-Langa de Duero; Quintanilla de Arriba-Olivares y Olivares-Tudela de Duero, y con 14, para el de El Burgo de Osma a San Esteban.

Menor dotación presupuestaria calculó Fomento para los de Langa-Aranda de Duero (diez millones); Santiuste-Variante el Burgo (8,23 millones); La Mallona-Venta Nueva (6,59 millones); Ronda Norte de Zamora-Ricobayo y Alcañices-Frontera de Portugal, con cinco millones.

Otras inversiones

La planificación del Ministerio también recoge 10,4 millones para la A-62, tanto para el tramo salmantino en la frontera con Portugal, como la duplicación entre Venta de Baños (Palencia) y Tordesillas (Valladolid).

Las partidas para la A-60 se concentran, previsiblemente, en el tramo entre Santas Martas y León, cuyas obras finalizarán para 2019, con 10,3 millones. Además, el Ministerio contemplaba más de 1,5 millones para los proyectos del tramo central, que se ha divido en subramos, entre Villanubla y Santas Martas.

Otra de las actuaciones que tenía previsto financiar en 2018 son las obras del nuevo puente de La Gaznata (Ávila), con 2,5 millones; el nuevo enlace de la Autovía de la Meseta (A-67) en Palencia, con 4,5 millones. Finalmente, el Ministerio estimó un desembolso de casi 32 millones para abonar el uso del vial de la A-66 entre Benavente y Zamora, construido mediante el modelo de colaboración público-privado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos