Importante golpe de la Guardia Civil contra el cultivo de marihuana en Burgos

La instalación era muy profesional. /BC
La instalación era muy profesional. / BC

Hay dos detenidos, uno de ellos en prisión | La plantación estaba instalada en una nave industrial de la capital provincial | Se trata de la mayor operación contra el tráfico de marihuana en Burgos en los últimos años

Burgos Conecta
BURGOS CONECTABurgos

La Guardia Civil ha desmantelado un importante centro de producción sistemática de marihuana (cannabis sátiva) instalado en el interior de una nave industrial del polígono Burgos Este y ha detenido a dos personas, de 30 y 26 años de edad, respectivamente, como presuntos autores de sendos delitos contra la salud pública por cultivo y tráfico de drogas y por defraudación del fluido eléctrico. En total, se han intervenido más de 900 plantas de marihuana.

Según explican fuentes del Instituto Armado, la investigación se remonta al pasado mes de noviembre, cuando se obtuvo una información relevante que llevó a los agentes hasta una nave de 300 metros cuadrados y dos plantas ubicada en el polígono industrial Burgos Este, donde se sospechaba de la existencia de una amplia instalación para cultivo de marihuana.

La confirmación llegó días después, cuando los investigadores detectaron un importante olor a marihuana que fluía del interior de la nave, pese a los filtros, extractores y otras medidas empleadas para disipar el característico aroma de la planta en floración, aparatos que más adelante encontrarían dentro. A raíz de esa detección, la edificación fue sometida a vigilancias discretas durante semanas.

El recinto llamaba la atención, ya que a pesar de ser una nave industrial no se detectaba actividad alguna en horario comercial. Sin embargo, era frecuentada por dos personas, comprobándose que tras una breve visita al interior y siempre portando una mochila, se marchaban en un turismo.

Tres registros

Avanzadas las investigaciones, y con la firme confianza de una reciente cosecha, se llevaron a cabo dos registros domiciliarios en las viviendas de los objetivos, donde se aprehendieron 2'5 kilogramos de marihuana seca dispuesta para la venta, documentación y objetos relacionados con la droga.

Un tercer y último registro se practicó poco después en la nave, desvelándose una moderna y profesional instalación con lámparas especiales de gran potencia, material aislante, decenas de metros de cableado eléctrico, termostatos, extractores, bombas de agua. Los 300 metros cuadrados del local, acondicionado en tres zonas diferenciadas (dos de cultivo y una de secado de cogollos), albergaban 900 plantas recién recolectadas. Destacaba el sistema de riego, de cultivo 100% hidropónico, caracterizado por el empleo exclusivo de agua y nutrientes para el desarrollo y floración de la planta, desestimando el empleo de sustrato.

Los dos jóvenes fueron detenidos entonces como presuntos autores de un delito de cultivo y tráfico de drogas, ingresando en prisión el principal cabecilla.

Además de las 900 plantas, los agentes también han intervenido 10 kilos de cogollos de marihuana secos, dispuestos para su consumo, una picadora industrial para triturar los cogollos, una malla de secadero en acordeón, 48 plantas de secado de un metro cuadrado, 69 lámparas de cultivo, 37 ventiladores eléctricos, 910 euros en metálico, dos móviles y una tablet.

Mientras se realizaba la inspección ocular del lugar, técnicos de la empresa suministradora de electricidad desplazados a la nave confirmaban la presencia de un 'puenteado' ilegal, detectado en la instalación eléctrica y por tanto una defraudación de fluido eléctrico, delito que adicionalmente le ha sido imputado al detenido.

La investigación ha sido dirigida por el Juzgado de Instrucción Nº 4 de Burgos y coordinada por la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Guardia Civil de Burgos.