La Junta reconoce haber recurrido a «medidas extremas» por la falta de médicos de Atención Primaria

Milagros Marcos, durante una rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno. /Burgos Conecta
Milagros Marcos, durante una rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno. / Burgos Conecta

Milagros Marcos acusa al Ministerio por su «inacción» y explica que el problema se extiende a todo el Sistema Nacional de Salud

Burgos Conecta
BURGOS CONECTABurgos

En rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno, la portavoz de la Junta de Castilla y León, Milagros Marcos, reconoció que la institución autonómica ha tenido que recurrir a «medidas extremas» por la falta de médicos de Atención Primaria y para atender las urgencias, ante la inacción del Ministerio.

Marcos ha explicado que la Junta ha recurrido a que los médicos menores de 55 años hagan guardias dos o tres tardes, y han buscado «por todos los modos legales que haya personal para atender las urgencias».

Ante el anuncio de algunos médicos de Burgos de que van a dimitir por la sobrecarga de trabajo, la portavoz de la Junta, como recoge EFE, ha insistido en que la falta de profesionales afecta a todo el Sistema Nacional de Salud, a lo que se ha sumado en el periodo de Navidad las bajas por enfermedad y las vacaciones.

Marcos ha recordado que Castilla y León y otras siete autonomías han urgido una reunión del consejo interterritorial de salud para abordar esta problemática, con propuestas como las realizadas por el consejero de Sanidad de esta Comunidad, Antonio Sáez, de que haya más plazas de MIR, que se acrediten más unidades docentes formativas, como las ligadas a los hospitales de Aranda de Duero y Miranda de Ebro, en Burgos. También que haya más incentivos para los puestos de cobertura de especial dificultad o que se agilice el reconocimiento de los títulos de médicos de atención primaria de otros países.

Pero la consejera reconoció que son medidas que competen al Ministerio porque que la Junta «no puede contratar» más médicos, por mucho que quiera, ya que «no hay más profesionales». «La Junta está buscando todas las alternativas pero es imposible e ilegal ejercer unas competencias que no son nuestras», explicó.

Marcos ha recalcado que hacen falta más profesionales, ha reconocido el trabajo que hacen estos en Castilla y León y ha admitido que la respuesta no puede ser «sobrecargar a los profesionales» o «reducir prestaciones».