El Monasterio de San Juan pasa a ser de titularidad municipal

Claustro del Monasterio de San Juan. /Rodrigo González
Claustro del Monasterio de San Juan. / Rodrigo González

El alcalde de Burgos, Javier Lacalle, ha expresado su satisfacción por lograr esta «viejísima reivindicación» tras 50 años de trámites

Burgos Conecta/AGENDAS
BURGOS CONECTA/AGENDASBurgos

El alcalde de Burgos, Javier Lacalle, ha anunciado este jueves que el Gobierno central ha cedido de manera definitiva el Monasterio de San Juan a la ciudad, un hecho que ha calificado como «nuestro particular Gibraltar español».

El regidor burgalés ha expresado su satisfacción por haber logrado esta «viejísima reivindicación» sobre la titularidad del inmueble, después de 50 años de trámites y reuniones. La cesión del monasterio ha sido posible, tal y como ha explicado Javier Lacalle, tras una intensa tramitación que comenzaba en diciembre de 2017 y que obtenía el espaldarazo definitivo el pasado mayo cuando, en una conversación privada con el ahora ex presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, Lacalle le pedía que agilizase este proceso.

A finales de ese mismo mes, el Ministerio de Cultura informaba de forma favorable sobre la cesión del inmueble a la ciudad y, si bien la tramitación se ha alargado en el tiempo más de lo inicialmente previsto por el cambio de Gobierno. Eso sí, Lacalle ha agradecido al Ejecutivo de Pedro Sánchez no haber cambiado de parecer y mantener el compromiso suscrito por el anterior Gobierno.

Más información

A partir de ahora el Ayuntamiento deberá registrar el monasterio, ubicado en pleno Camino de Santiago y con una superficie de 7.200 metros cuadrados, y del mismo modo podrá impulsar la creación del Museo Contemporáneo de Pintores Burgaleses, anunciado por el propio Javier Lacalle.

El alcalde de Burgos ha asegurado que el hecho de que el Monasterio de San Juan sea de titularidad municipal aporta «una seguridad jurídica» de cara a las diferentes obras, por valor de 2 millones de euros, que se llevarán a cabo en los próximos meses en lo que será la segunda fase de remodelación del inmueble, que afectará a la accesibilidad y a la cubierta del claustro interior.

Del mismo modo, en opinión de Lacalle esta nueva situación «facilitará» la solicitud de ayudas tanto al Ministerio de Cultura como al de Fomento, ya que uno de los condicionantes con los que la administración local de Burgos se estaba encontrando era la justificación de la titularidad del edificio.

 

Fotos

Vídeos