El PCAS denuncia la presencia de amianto en las obras de reforma de El Plantío

Los primeros trabajos se centraron en la retirada de las cubiertas de los fondos./Rodrigo González
Los primeros trabajos se centraron en la retirada de las cubiertas de los fondos. / Rodrigo González

La formación castellanista asegura tener constancia de la aparición de amianto en las obras y exige explicaciones al Ayuntamiento

Burgos Conecta
BURGOS CONECTABurgos

Continúan las obras de reforma de El Plantío, pero también continúa la polémica. Y es que, después de los cambios de planes y el retraso acumulado en las primeras etapas de los trabajos, ahora es el Partido Castellano (PCAS) el que echa más leña al fuego, asegurando tener constancia de la aparición de elementos de amianto durante los trabajos.

Según recuerdan desde la formación castellanista, la simple presencia de un material que contenga amianto en un edificio «no comporta» por sí mismo «un peligro para la salud de sus ocupantes», si bien, se trata de un amterial «peligroso» que, en todo caso, hay que controlar.

Por eso, los castellanistas han registrado un escrito en el Ayuntamiento solicitando al alcalde información concreta sobre el desarrollo de las obras. Máxime cuando, según afirman, «la detección del amianto data del comienzo de las obras, y no ha quedado registrada en el acta de replanteo, lo que puede considerarse falsedad en documento público».

En este sentido, el PCAS ha solicitado información sobre cómo puede influir la presencia de amianto en el desarrollo de las obras, tanto a nivel de plazos, como de coste económico, y los efectos sobre los usuarios de la instalación y los trabajadores que desarrollan las obras.

Los castellanistas también solicitan, en su escrito, información sobre las zonas afectadas y las medidas que se van a llevar a cabo, para combatir y/o sustituir la presencia de amianto. Igualmente preguntan por qué no se ha informado a la opinión pública sobre la aparición de amianto, y no se han suspendido las obras hasta evaluar la problemática y el riesgo existente.

A mayores, desde el PCAS también ponen en cuestión las «medidas de protección» que se han adoptado para «preservar el césped artificial del anexo (La Corrala). Y es que, subrayan, «la desidia es total, y las máquinas están actuando sin ningún miramiento sobre esa superficie, incluso depositando los restos de las cubiertas sobre el césped artificial, con el daño irreparable que puede ser causado».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos