Las rebajas arrancan en Burgos con buenas ventas, condicionadas por las grandes cadenas

Establecimiento en plenas rebajas. /ALBA HERRERO
Establecimiento en plenas rebajas. / ALBA HERRERO

El primer balance de las rebajas de verano ha sido positivo y muy similar al del año pasado | La meteorología no ha influido en el desarrollo de las ventas

ALBA HERRERO

Diez días han pasado desde que empezaron las rebajas en Burgos y parece que la gente ya ha echado el freno. El primer balance ha sido positivo. Todos quieren comprarse esa prenda que tanto deseaban y que ahora está rebajada así que muchos marcan estas fechas en el calendario para ser los primeros en pisar las tiendas y no quedarse sin tallas o modelos.

La liberalización de las fechas para establecer el inicio de las rebajas ha influido en los comercios más pequeños que son los que tienen que adaptarse a las normas impuestas por las grandes multinacionales. «Ha sido un error que ha cometido la administración central», ha asegurado el vicepresidente de la Federación de Empresario del Comercio de Burgos, Julián Vesga.

Este año se decidió que el 1 de julio fuese el pistoletazo de salida de las rebajas pero empresas como Inditex y El Corte Inglés se han adelantado y han comenzado el 29 de junio. Vesga reprocha que «es Inditex quien pone y quita las fechas y el resto de comerciantes tenemos que jugar con las reglas de la gran empresa» y añade que «esto al pequeño comercio le perjudica».

Primer balance

Aun así, Vesga confirma que el arranque de rebajas ha sido «positivo» aunque a partir del octavo día «se ha notado ya una bajada en las ventas». Este descenso se explica en que el cliente aprovecha para ir a los establecimientos si no es el primer día, los siguientes, para no quedarse sin esa prenda a la que habían echado el ojo. En general, las ventas han sido similares a otros años. La meteorología no ha influido en demasía, a pesar de la ola de calor que sufrimos la semana pasada. Ha hecho «como tiene que hacer», afirma Vesga, y si hace calor, se puede madrugar, existe aire acondicionado y las compras se pueden hacer con normalidad.

Ahora, «hay que mantener el nivel durante el mes de julio», ha asegurado el vicepresidente de la Federación. Aunque ya ha pasado el vendaval, los comercios tienen que seguir con sus modestas rebajas para hacer frente a las grandes cadenas de textil. «La campaña ya no es la misma, los márgenes son menores y nuestra economía no es una economía de escala como el grupo Inditex», ha señalado Vesga. El pequeño comercio puede llegar a una situación de total invalidez con estas nuevas normas impuestas por los más grandes.