La remodelación de El Plantío será mucho más cara y lenta de lo contratado

Las obras ya han costado medio millón de euros más/Gabriel de la Iglesia
Las obras ya han costado medio millón de euros más / Gabriel de la Iglesia

La oposición carga contra el alcalde, al que llaman mentiroso, después de que asegurara que el proyecto se iba a ejecutar según lo previsto y ahora cambiará su fachada por problemas de seguridad | Algunos cifran el coste total del proyecto en 7,7 millones de euros

Ismael del Álamo
ISMAEL DEL ÁLAMOBurgos

La remodelación del Estadio Municipal El Plantío está trayendo cola. Después de todos los encontronazos políticos que está generando desde su inicio, ahora, la oposición en su conjunto denuncia que el proyecto será mucho más caro y no estará terminado hasta finales de año o principios del que viene. Esto contrasta con lo que dijo el alcalde, Javier Lacalle, en el pleno del pasado viernes, quien mantuvo que el proyecto se ejecutará tal y como estaba previsto inicialmente.

Sin embargo, tras la celebración de una comisión extraordinaria de Deportes en el día de ayer, la oposición ha podido escuchar como los técnicos municipales han desechado la fachada que venía contemplada en el proyecto -ondulada, perforada y con dos tiras led- por considerarla insegura -solo tenía dos puntos de anclaje- e indiscreta -se podía ver lo que ocurría en el interior-. La solución técnica más económica ofrecida asciende 350.000 euros sobre el coste previsto y no se puede acometer como un modificado de obra, dado que el 10% que contempla la ley ya se ha consumido con el medio millón que ha costado el hormigón, amianto e insuficiente profundidad de los cimientos que no se tuvieron en cuenta en la redacción del proyecto.

En este sentido, el PSOE y Ciudadanos coinciden en que la empresa adjudicataria de la obra no es responsable, en tal caso la redactora del proyecto. Sin embargo, se desmarcan al considerar a quién pedir responsabilidades. Para el concejal socialista Antonio Fernández Santos, el responsable último es la Junta de Gobierno Local, mientras que para Gloria Bañeres, de Ciudadanos, es la empresa redactora, por acometer un estudio geotécnico incompleto. De hecho, Bañeres ha criticado que, en la construcción de El Plantío, en el año 62, ya se acometió el problema de la falta de profundidad de los cimientos con grandes bloques de hormigón, que no habían sido tenidos en cuenta actualmente.

Pero los sobrecostes no terminan ahí. Para la oposición también es muy criticable la fórmula de fraccionamiento de proyectos que ha emprendido Lacalle, en este y otros casos. Y es que, Raúl Salinero, concejal no adscrito, asegura que El Plantío costará un total de 7,7 millones de euros, no los 4,9 previstos, porque hay que tener en cuenta el millón de euros que costará la urbanización (1 millón de euros) y los dos marcadores (130.000). Asimismo, Salinero ha puesto de relieve como los propios técnicos municipales desaconsejaron separar del proyecto de remodelación de El Plantío de la urbanización del entorno.

Además, en los 7,7 millones de euros no está contemplada la necesaria sustitución del césped, que ha cumplido hace tiempo su ciclo de vida, ni la reforma de La Corrala, que se encuentra destrozada por la entrada de la maquinaria pesada que ha trabajado en el fondo sur. El Ayuntamiento no contempla gastarse nada en ese campo y según sostienen algunas fuentes está impracticable.

La finalización de la obra podría llegar a 2020

Más allá del coste total de remodelar una instalación, que podría llegar a rondar lo mismo que la construcción de una completamente nueva, el problema del incumplimiento de los plazos previstos empieza a ser sangrante. En estos momentos, el club conoce que en julio podría estar terminado el proyecto en el interior del campo, de modo que lo que quede de hacer en fachada y urbanización no debería de afectarles. Sin embargo, la oposición apunta a que el cambio en la fachada y los modificados del presupuesto obligarán a retrasar la instalación de los paneles ondulados ciegos hasta el último trimestre del año.

Esto es así porque el Ayuntamiento deberá de tener partida para acometer ese sobrecoste y una vez la tenga encargarlo. El plazo de fabricación, envío e instalación de los paneles que cubrirán la fachada es de tres meses, por lo que tanto Ciudadanos como Salinero apuntan a que no será hasta finales de año, principios del que viene, cuando el estadio esté terminado.

Insuficiente para jugar en Segunda

Finalmente, desde Ciudadanos han denunciado que el proyecto no contempla una ubicación para tener una unidad de control organizativo, algo que exige La Liga para celebrar partidos en categoría profesional (Segunda y Primera). Además, el estadio tampoco cumplirá con el aforo mínimo para jugar en Primera, que es de 15.000 espectadores, por lo que se quedará corto en el hipotético supuesto de que un club de la ciudad alcance esa categoría.

En su conjunto, todos estos factores llevan a la oposición a cargar contra el alcalde por considerarle el responsable del que «iba a ser su proyecto estrella y va a acabar estrellado».

Temas

Burgos