La restauración del trasaltar de la Catedral arrancará en julio

El trasaltar presenta un alto grado de deterioro/Ricardo Ordóñez/ICAL
El trasaltar presenta un alto grado de deterioro / Ricardo Ordóñez/ICAL

Cultura resuelve el concurso, adjudicando el proyecto a la empresa Trycsa S.A. por 1 millón de euros

Patricia Carro
PATRICIA CARROBurgos

En plazo. La Dirección General de Patrimonio Cultural ha resuelto la convocatoria abierta el diciembre pasado para el proyecto de restauración de los relieves de Felipe de Vigarny que adornan el trasaltar de la Catedral de Burgos. Entre las nueve ofertas presentadas al concurso, Patrimonio ha decidido adjudicar la obra a la empresa Trycsa S.A., por 1.045.543 euros (IVA Incluido), han informado fuentes del departamento regional.

La intervención salió a licitación por 1,3 millones de euros, y un plazo de ejecución de tres años, dado lo ambicioso y sensible del proyecto. Y se financiará entre la Junta de Castilla y León y el Cabildo Catedralicio. Una vez resuelto el concurso, y cuando se firme el correspondiente contrato, la empresa dispondrá de un mes para presentar el proyecto de ejecución.

Mientras, se aprovechará para ir adecuando los espacios que se verán afectados por la restauración del trasaltar, así como para preparar los talleres de trabajo, que se ubicarán en la Puerta de Pellejería. Y cumplidos los trámites adminitrativos, comenzarán los trabajos. Las previsiones de la Dirección General de Patrimonio Cultural marcan julio como el mes de inicio de la actividad.

Dos de los tres relieves de Vigarny se desmontarán; el resto del trasaltar se restaurará 'in situ'

La intervención arrancará por el desmontaje de los dos relieves más afectados por el erróenamente denominado 'mal de la piedra'. Se trata de La Crucifixión y el Descendimiento y la Resurrección, que corresponden a Felipe de Vigarny y datan de los siglos XV y XVI. Se trasladarán al taller ubicado en Pellejería, donde serán tratados para la eliminación de todas las sales contenidas en el interior de la piedra. También se consolidarán las piezas y se restaurarán, siempre evitando la réplica de escena, apostando por la autencidad de los relieves pese a su grave deterioro.

Barrera antihumedad

Al mismo tiempo, se actuará en el propio trasaltar, que sufre un importante problema de filtración de humedades desde el subsuelo de la Catedral. Se construirá una barrera para frenar el ascendo de la humedad y una cámara de aire, de modo que los relieves quedarán protegidos para siempre, evitando nuevos deterioros.

Y es que el agua que sube del subsuelo, mezclada con las aguas, es lo que ocasiona la rotura de la pieza caliza en la que están tallados los relieves. No existe lo que se ha dado en llamar 'mal de la piedra', pero sí una problemática que la Seo burgalesa arrastra desde hace siglos, agravada por intervenciones equivocadas, y que se puede contemplar también en otras piezas escultóricas de la Catedral.

De hecho, el otro relieve de Felipe de Vigarny y los dos de Pedro Alonso de los Ríos, que completan la girola, también serán restaurados con este proyecto, que tendrá una duración aproximada de tres años. En el primer ejercicio, el correspondiente a 2018, están consignados 749.459 euros de presupuesto, de los que la Junta aportará 631.644 y el Cabildo Metropolitano, el resto.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos