La Ponferradina aprovecha las carencias del Burgos CF

Madrazo fue uno de los jugadores destacados del Burgos CF./GIT
Madrazo fue uno de los jugadores destacados del Burgos CF. / GIT

El Burgos CF estrena la temporada cayendo en El Toralín tras una mala segunda parte | Pichín encauzó el triunfo local y Ríos Reina lo certificó con un golazo

Gabriel de la Iglesia
GABRIEL DE LA IGLESIABurgos

Estreno con derrota. El Burgos CF ha iniciado hoy la temporada cayendo en El Toralín ante una SD Ponferradina más seria y con las ideas más claras. A pesar de plantar cara al conjunto berciano durante la primera mitad, el Burgos se ha visto totalmente superado en la segunda parte, en la que dos buenos goles de Pichín y Ríos Reina han sido suficientes para acabar con la ilusión burgalesa.

2 SD Ponferradina

Gianfranco; Son, Jon García, Zabaco, Ríos Reina; Sielva, Matthieu (Fran Carnicer, min.58); Pichín, Espina (Saúl, min.82), Isi (Jorge García, min.71); Yuri.

0 Burgos CF

Saizar; Aldalur, Julio Rico, Borda, Kevin; Beobide (Jaso, min.87), Undabarrena; Madrazo (Elliot, min.82), Machuca (Iker Hernández, min.82), Goti; Héctor Figueroa.

Goles:
1-0, min.74: Pichín; 2-0, min.82: Ríos Reina.
Árbitro:
Rubén Eiriz Mata (Colegio Gallego). Mostró tarjeta amarilla a Saúl por la Ponferradina y a Aldalur por el Burgos.
Incidencias:
Partido correspondiente a la primera jornada del Grupo I de la Segunda División B disputado en el estadio de El Toralín ante 4.290 espectadores.

Arrancaba la campaña el Burgos con varias dudas tras una pretemporada con más sombras que luces, pero con la confianza que siempre aporta un nuevo proyecto deportivo. Un proyecto construido sobre las bases de la temporada pasada, pero con muchos cambios, incluida la llegada de José Manuel Mateo al banquillo.

Y no lo tenía fácil el técnico navarro para su estreno liguero, toda vez que enfrente estaba una sólida SD Ponferradina y el Burgos afrontaba el choque con la plantilla sin culminar y con cinco bajas sensibles. Andrés y Chevi continúan recuperándose de sus respectivas lesiones de larga duración, mientras que Adrián Cruz se cayó de la lista por problemas de espalda y Gabri Salazar y Luis Acosta arrastraban sanción de la temporada pasada.

Ese escenario dejó a Mateo con pocas opciones para la convocatoria, que se tuvo que completar con dos jugadores del filial y con Javi Cantero e Iker Hernández, a quienes se les está buscando salida. Aún así, el técnico navarro planteó un once de garantías y sin sorpresas, con Beobide y Undabarrena llevando la manija del juego en el centro del campo y Héctor Figueroa en punta.

Con esos mimbres, el Burgos CF saltó al césped de El Toralín bien plantado, pero sin profundidad, un mal que también asoló a la Ponferradina durante buena parte de la primera mitad. Pareciera que el regreso a la competición les costó a ambos, que a pesar de construir juego y tener las ideas más o menos claras, se mostraron incapaces de acercarse con peligro a la portería rival.

En ese escenario, el Burgos se sentía cómodo. Julio Rico y, sobre todo, Aritz Borda, hicieron un buen trabajo en el eje de la zaga, anulando las continuas internadas de Son y Pichín. El partido era intenso, pero le faltaba pegada.

De hecho, hasta el minuto 17 no llegó la primera para el Burgos con un tímido disparo de Héctor Figueroa desde la frontal que se marchó desviado. Esa ocasión pareció despertar un poco a ambos equipos, que intentaron dar un paso al frente. De hecho, Undabarrena tuvo el primero de la tarde en la testa en el minuto 25, pero su cabezazo a centro de Machuca se marchó alto.

No tardó mucho en responder la Ponferradina con un potente lanzamiento de libre directo de Ríos Reina que Saizar despejó con solvencia. El conjunto berciano lo seguía intentado por las bandas, buscando con insistencia ganar la partida a Kevin. El propio Son volvió a probar a Saizar con un disparo por bajo que ponía fin a un gran contragolpe y puso un balón perfecto para el remate de Yuri, que en el 35 cabeceaba fuera por centímetros.

Más información

La falta de pegada de unos y otros impidió que el marcador se moviera durante los primeros 45 minutos. Y así seguiría en el arranque de la segunda parte, a pesar de que la Ponferradina regresó al césped con una marcha más que el conjunto blanquinegro. Los hombres de Bolo, que tuvo que ver el partido desde la grada, saltaron al verde con las líneas más adelantadas y un punto más de intensidad, lo suficiente como para hacerse dueños y señores del juego.

Eso sí, el primer acercamiento del segundo asalto corrió a cuenta del Burgos CF, con una buena jugada entre Figueroa y Madrazo. Sin embargo, Goti no llegó al remate en boca de gol, desaprovechando una gran ocasión para inaugurar el marcador y cediendo toda la iniciativa a la Ponferradina.

Encerrados

En ese escenario, el conjunto berciano no tardo en encerrar al Burgos en su propia área. Pichín, Espina, Isi y Son se convirtieron en un constante quebradero de cabeza para los jugadores de Mateo, que, eso sí, respondieron con solvencia a todos los envites locales, muchos de ellos generados a balón parado.

Pero tanto va el cántaro a la fuente que se acaba rompiendo. Tras un acercamiento de cierto peligro por parte de Undabarrena, la Ponferradina recuperaba la pelota y armaba una buena jugada que acababa en las botas de Jorge García, que ponía un centro perfecto al corazón del área blanquinegra. Por allí aparecía completamente solo Pichín, que enganchaba un remate perfecto para abrir el marcador.

A raíz del gol, el Burgos intentó dar un paso al frente para, por lo menos, arañar un empate en el estreno liguero. Pero cuando más volcado estaba el conjunto burgalés sobre la portería rival, llegó el mazazo. Y lo hizo en forma de golazo. En el 82, Ríos Reina aprovechaba un libre directo para limpiar las telarañas de la escuadra con un potente disparo ante el que Saizar nada pudo hacer.

Ese gol terminó de matar el partido, que se cerró con un Burgos timorato y descabezado, buscando la portería con más corazón que cabeza y lastrado por su falta de profundidad. Esa que marcó el devenir del equipo durante buena parte de la temporada pasada.

Sin embargo, esto no ha hecho más que empezar, y en fútbol, lo importante es cómo se acaba. Así, el Burgos tendrá la oportunidad de resarcirse el próximo domingo, cuando el Unión Adarve visite El Plantío.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos