«Hoy en día, agredir a un guardia civil sale barato»

Dos agentes de la Guardia Civil, en un control de tráfico. /A. de Torre
Dos agentes de la Guardia Civil, en un control de tráfico. / A. de Torre

Los agentes exigen una reforma del Código Penal que endurezca las penas por agresión

CARLOS ÁLVAROSegovia

Los servicios jurídicos de la Asociación Española de Guardias Civiles (AEGC) en Segovia han conseguido una sentencia condenatoria, de seis meses de cárcel, por atentado contra agente de la autoridad. El condenado es un ciudadano de Segovia que agredió a dos agentes cuando procedían a solicitar su documentación y la del vehículo en el que viajaba, en el término municipal de Carbonero el Mayor. Además, se le ha condenado, por otro delito de lesiones, a un mes de multa de cuota diaria de seis euros con responsabilidad personal subsidiaria, en caso de impago de un día de privación de libertad por cada dos cuotas impagadas y al abono de las costas. Asimismo, tendrá que indemnizar a los agentes con 1.208,85 euros a uno de ellos y con 210 euros al otro.

Sin embargo, la Asociación Española de Guardias Civiles considera necesario un cambio en la protección jurídica de los agentes. «A pesar de esta condena, seguimos reclamando que se nos deje de considerar agentes de la autoridad y adquirir la misma consideración que poseen en el Código Penal médicos o profesores, a quienes la ley considera autoridades y tiene más protegidos ante este tipo de agresiones físicas y verbales. Los guardias civiles también se enfrentan, diariamente, a situaciones de riesgo. En el caso del individuo de Segovia, amenazó con matar a los dos guardias civiles que le reclamaban la documentación», afirma el portavoz de la AEGC, José Cobos.

«Cuando das el alto a alguien, nunca sabes quién es la persona que va al volante, si un señor normal o un delincuente»

Según el Código Penal, la pena por agredir a un agente de la guardia civil oscila entre los seis meses y los tres años de cárcel, mientras que agredir a un médico o a un profesor puede acarrea de uno a cuatro años de cárcel. «El caso de Segovia se ha saldado con la mínima, seis meses. Hoy en día, sale barato agredir a un guardia civil», añade Cobos.

Por otra parte, la Asociación Española de Guardias Civiles considera necesario que los casos de agresión a un agente sean juzgados en juicios rápidos. «De lo ocurrido en Carbonero el Mayor han pasado dos años, porque ocurrió en enero de 2017. Los compañeros han estado dos años esperando a ser resarcidos. Los castigos tienen que ser efectivos», afirma el portavoz de la asociación. Según Cobos, no son pocas las veces que se producen agresiones de este tipo, sobre todo verbales, en situaciones de lo más normales. «Detienes a un vehículo, pides la documentación y el conductor se altera. Y es un riesgo el que se corre, aunque cada vez se toman más precauciones. Cuando das el alto a alguien, nunca sabes quién es la persona que va al volante, si un señor normal o un delincuente».

La AEGC valora la sentencia correspondiente al suceso de Carbonero el Mayor: «Es muy importante porque no solo resarcen a los miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, sino que sirven también de ejemplo para todos aquellos que consideran que agredir a un servidor público, como somos los guardias civiles, no conlleva condena. Es fundamental que se visibilicen estas situaciones. La gente debe saber que no puede agredir a un guardia civil».