Los cabecillas de la trama Enredadera llegaron hasta el Procurador del Común

Javier Amoedo, Procurador del Común. /C. HERNÁNDEZ
Javier Amoedo, Procurador del Común. / C. HERNÁNDEZ

El alcalde de Villarejo de Órbigo admite que tomó un café con Amoedo para aclarar un problema municipal tras una intercesión de El Patatero, como se recoge en el sumario, y el defensor lo niega

J. Asua
J. ASUAVALLADOLID

Una de las conversaciones grabadas por la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal de la Comisaría General de Policía Judicial (Udef ) dentro del sumario de la trama Enredadera apunta al presunto poder de influencia que sus cabecillas tenían con todas las instituciones con sede en León. No solo con las políticas, sino también con las ciudadanas. Los tentáculos llegaban a cualquier lugar y por medio de intermediarios muy reconocidos. Según se recoge en la documentación, el alcalde de Villarejo de Órbigo, Joaquín Llamas, uno de los investigados en el caso, llamó a Ángel Luis García, alias El Patatero, socio de José Luis Ulibarri y también en prisión desde el pasado mes de julio, para pedirle ayuda con el objetivo de que intercediera y le consiguiera un entrevista con el Procurador del Común.

En el pinchazo, numerado con el 686 y que tuvo lugar el 2 de mayo de 2017 a las 17:27 horas, el regidor contacta con Ángel Luis García para comunicarle que le ha llegado una citación de la Fiscalía como investigado. La notificación surge por la queja de un particular ante el defensor del pueblo de Castilla y León por la falta de limpieza de una parcela, un tema menor. El contencioso se arrastraba desde el año 2012 y correspondía al mandato del anterior alcalde. Sin embargo, al no haber sido atendida la queja en su momento, la institución que dirige Amoedo dio traslado al Ministerio público, en una dinámica habitual para que la Justicia determine si hay un delito de desobediencia.

El regidor le comenta a El Patatero que tiene el teléfono de Javier Amoedo, pero que comunica y subraya que necesita reunirse con José Luis (no se aclara si Ulibarri) para que le diga al fiscal que el tema está resuelto.

Con el PSOE en ebullición

Según se desprende del pinchazo, a Llamas le preocupa que su nombre salga en los medios con la etiqueta de investigado. Al parecer esto no le conviene, porque el conflicto interno del PSOE está en plena ebullición. Pedro Sánchez había estado en Veguellina de Órbigo, Llamas es un reconocido 'sanchista' y el alcalde advierte de que le acechan «enemigos a nivel interno».

Ángel Luis García le contesta que vale, que en un hora le llama y que lo va a hacer él «personalmente con Juan Morano», exalcalde de León, quien falleció el pasado mayo. «No me mandes nada por WhatsApp», le pide a Llamas.

En la siguiente llamada –la 687, registrada a las 17:45 horas– Ángel Luis García le dice al responsable municipal de Villarejo de Órbigo que «ahora mismo ha quedado con Morano para tomar algo». «En quince minutos te llamo, igual te vienes a León a hablar hoy o mañana con él», añade.

«Ven echando hostias»

La última llamada de esta pieza se interviene el mismo día a las 18:56 horas. Ángel Luis García le comenta a Llamas que a las siete y media acuda a la Chocolatería Valor, ubicada en el número 8 de la calle Ancha, para verse con Javier Amoedo, cuya sede se sitúa en la calle Sierra Pambley, 4, a la vuelta de la esquina . «Eso te lo he montado yo y el amigo Juan Morano, no Ulibarri ni nadie, así que ven echando hostias», le ordena a Llamas en una frase en la que se deja claro que este favor se lo debe a él y a nadie más. Llamas le responde que va para allí, que su oficina está cerca.

¿Se produjo el encuentro entre Llamas y el Procurador del Común? Mientras que el alcalde de Villarejo de Órbigo aseguró a este periódico que tomó un café «de manera informal» en un bar para abordar el asunto –«no recuerdo exactamente si fue en Valor»–, Amoedo negó el encuentro. El defensor del pueblo en la comunidad subrayó en declaraciones a El Norte que para los asuntos profesionales él se reúne siempre en la sede de la institución. «No conozco de nada al alcalde de Villarejo de Órbigo, ni a Ángel Luis García», zanjó con rotundidad, tras reconocer, eso sí, que con Juan Morano le unía una amistad de muchos años.

Sin embargo, rechaza que el exalcalde, con un gran prestigio en la ciudad y la provincia de León, participara en esa intercesión que, insiste, no se produjo. Joaquín Llamas, por su parte, reconoce que sí mantuvo ese contacto para trasladar a Javier Amoedo que el asunto de la limpieza del solar estaba solucionado. «Luego tuvimos que llevar el expediente a la Fiscalía y se sobreseyó», explicó. El alcalde de Villarejo de Órbigo ha sido expulsado del PSOE, pero mantiene su acta de concejal y el cargo de regidor.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos