Castilla y León, Aragón y Asturias solicitan «un encuentro urgente» con la ministra Ribera por la minería

Javier Fernández, Javier Lambán y Juan Vicente Herrera, el pasado mes de febrero en León/ICAL
Javier Fernández, Javier Lambán y Juan Vicente Herrera, el pasado mes de febrero en León / ICAL

Herrera, Lambán y Fernández quieren analizar con la titular de Transición Ecológica la «situación límite» del sector y buscar «alternativas reales»

Arturo Posada
ARTURO POSADAValladolid

La preocupación por el futuro de las comarcas mineras va más allá de las siglas políticas. El presidente de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, del PP, ha sumado fuerzas con sus homólogos socialistas de Asturias y Aragón, Javier Fernández y Javier Lambán, para demandar «un encuentro de trabajo urgente» con la ministra Teresa Ribera. Los presidentes de las tres comunidades firmaron el pasado 7 de diciembre una carta conjunta dirigida a la titular de Transición Ecológica para mostrarle su «enorme preocupación sobre los duros efectos y problemas» que la «acelerada desaparición de la minería del carbón y las centrales térmicas» está suponiendo en «amplias comarcas del Principado de Asturias, Aragón y Castilla y León».

Los tres barones autonómicos mantienen una posición común y, «desde una actitud totalmente constructiva», insisten a la ministra Ribera en la idea de «una transición justa» hacia las nuevas fuentes de energía, que preste atención al impacto social que supone el abandono de combustibles fósiles como el carbón y fomente la creación de «nueva actividad económica» que ofrezca «alternativas reales de vida» a las zonas afectadas.

Herrera, Fernández y Lambán consideran que la minería del carbón atraviesa «una situación límite» y que las medidas para favorecer su futuro obedecen a «razones estratégicas vinculadas a la política energética nacional», pero también a «razones sociales de pura pervivencia» en las comarcas afectadas. En Castilla y León, se cifra en 2.000 los puestos de trabajo directos que deberían ser cubiertos tras las descarbonización.

Esta postura ya fue transmitida por Juan Vicente Herrera al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante la reunión que mantuvieron ambos el pasado 27 de noviembre en la Moncloa. El jefe del Ejecutivo central se mostró receptivo a la idea del presidente de Castilla y León de apurar los plazos marcados por la Unión Europea (UE) para ejecutar la transición energética y no «correr más que nadie».

La portavoz de la Junta de Castilla y León, Milagros Marcos, recordó ayer que la UE ha establecido que los planes nacionales sobre este asunto «deben ser consultados con los territorios afectados». «No negamos la transición energética, porque es necesaria, pero también debe ser justa y escuchar a todas las partes», subrayó Marcos.

Castilla y León solicita que «se reconsideren los planteamientos que eliminan todas las posibilidades del carbón autóctono». «Se trata de llegar a un acuerdo de futuro. En la transición justa pedimos que no desaparezca la producción de carbón autóctono, que no se exija la devolución de las ayudas comprometidas y que se plantee una reestructuración en plazo para mantener la actividad económica en las cuencas mineras. No contemplamos que haya prestaciones pasivas ni jubilaciones con 40 años. Eso no son alternativas», zanjó Milagros Marcos.

Herrera espera reunirse con Batet el próximo mes de enero

La Junta de Castilla y León también ha solicitado un encuentro entre Juan Vicente Herrera y la ministra de Política Territorial, Meritxell Batet, dentro de la comisión bilateral entre la comunidad y el Estado. «Nuestro deseo es que se celebre en la segunda quincena de enero, en Castilla y León, para tratar los asuntos de política territorial que afectan a nuestra región y que ya planteó el presidente Herrera al presidente Sánchez», explicó Milagros Marcos.