Los economistas temen que la inestabilidad política agrave la desaceleración del PIB regional

Juan Carlos de Margarida./EL NORTE
Juan Carlos de Margarida. / EL NORTE

Ángel Blanco Escalona
ÁNGEL BLANCO ESCALONA

La economía de la comunidad autónoma comenzó el año con un crecimiento del 2,6%, mayor incluso que el registrado en el último trimestre de 2018. Aun así, nadie espera que el ritmo se mantenga. La propia Consejería de Economía y Hacienda dio por sentado que se producirá una moderación del ritmo de incremento, mientras que son ahora los economistas del Colegio de Valladolid (Ecova) quienes advierten de que la economía de Castilla y León se verá afectada por una «desaceleración acusada» a lo largo de 2019 y parte del 2020.

Según el decano del Colegio de Economistas de Valladolid, Juan Carlos de Margarida, que presentó el Observatorio Económico de Castilla y León, «la situación de inestabilidad política de la comunidad genera una pérdida de confianza bastante acusada tanto en empresas como en consumidores». Sus estimaciones sitúan en el entorno del 2% el crecimiento del PIB este año y el próximo.

Por ello, De Margarida animó a los partidos políticas a que «constituyan un gobierno estable, que promueva un programa económico que desarrolle reformas estructurales y mejoras fiscales» para frenar no solo la desconfianza empresarial, sino también la caída de la producción industrial y el deterioro en la competitividad que, afirmó, sufren las empresas exportadoras.

Para el decano de los economistas, entre las prioridades urgentes de la próxima Junta deben estar la contención del gasto -«el superfluo sigue siendo muy elevado», sostuvo De Margarida- y la reducción de la deuda pública.

Temas

Pib