Finaliza la investigación de las cajas de ahorro sin conclusiones y entre reproches

Los procuradores de los diferentes grupos parlamentarios durante la Comisión de Investigación de las Cajas de Ahorro. /ICAL
Los procuradores de los diferentes grupos parlamentarios durante la Comisión de Investigación de las Cajas de Ahorro. / ICAL

Podemos intenta llevar al pleno de las Cortes el debate con un «dictamen de mínimos», que PP y PSOE rechazaron

Susana Escribano
SUSANA ESCRIBANOValladolid

Terminó la comisión de investigación sobre la gestión que acabó con la desaparición de las seis cajas de ahorro de Castilla y León que se ha desarrollado en las Cortes durante año y medio y lo ha hecho este viernes sin conclusiones y entre reproches de Podemos, Ciudadanos e IU hacia PP y PSOE.

La disparidad en las conclusiones que defendían los grupos y el hecho de que la aritmética parlamentaria traslade a la comisión el empate a 42 escaños entre el PP y el conjunto del resto de las fuerzas políticas impidió que saliera adelante alguna de las propuestas presentadas. El PP se opuso a todas y no recibió el apoyo de ningún grupo. Ante esa situación, el portavoz de Podemos, Pablo Fernández, propuso aprobar unas conclusiones «ultramínimas» para culminar el trabajo de la comisión de investigación con un debate en el pleno de las Cortes que diera mayor trascendencia a los planteamientos que defiende cada formación tras analizar la documentación y escuchar las explicaciones e interrogar a 57 comparecientes.

La iniciativa de Pablo Fernández recibió el apoyo de José Sarrión, procurador de IU-Equo, y de Manuel Mitadiel, parlamentario de Ciudadanos y presidente de la comisión, pero no de los representantes de PP y PSOE, que unieron sus votos para rechazar esta propuesta, una 'pinza' que han conformado en esta comisión para evitar que Podemos presidiera el órgano, para poner fecha de finalización y para podar el listado de expertos y dirigentes que finalmente han desfilado por las Cortes.

José Manuel Fernández Santiago, procurador del PP, precisó que ese dictamen de mínimos «desnaturalizaba» la labor desarrollada en la comisión «de una eficacia democrática extraordinaria» y que si el resto de los grupos querían un debate en el hemiciclo «habría bastado con que apoyaran las conclusiones propuestas por el Partido Popular». Estas excluían cualquier responsabilidad de la Junta de Castilla y León y achacaban lo ocurrido con la desaparición de las cajas y el fraude de preferentes a la crisis y a la falta de vigilancia del Banco de España. Óscar Álvarez, parlamentario del PSOE, argumentó que llevar a pleno unas conclusiones «tan de mínimos» suponía «tirar a la basura el trabajo realizado y descafeinarlo» y defendió que los socialistas habían elaborado «una conclusiones serias y en buena medida autocríticas».

Políticos en los consejos

Los representantes de Podemos, Cs e IU enmarcaron esta última votación conjunta de PP y PSOE en la comisión en el interés de las dos fuerzas mayoritarias en poner el cierre a la investigación y evitar prolongar el debate en el pleno. Populares y socialistas, sobre todos los primeros, sentaron a un buen número de cargos en los consejos de administración de Caja España, Caja Duero, Caja de Burgos, Caja Segovia y Caja de Ávila y en menor medida en Caja Círculo, por el peso que tenía la Iglesia en esta entidad.

Pablo Fernández lamentó que PP y PSOE impidieran debatir en el hemiciclo sobre una «de las cosas más graves que han pasado en esta comunidad». Mitadiel destacó que en su labor han «sufrido todos los obstáculos habidos y por haber, limitación de tiempo, de comparecientes y documentación solicitada sometida al secreto bancario». Por ello puso más en valor la tarea realizada, que le llevó a concluir que «salvo honrosas excepciones, todos los que estaban alrededor de las cajas se aprovecharon y no ocurrió igual en todos los sitios, porque Unicaja, Ibercaja, las cajas vascas y La Caixa, por ejemplo, ahí están. Algo hicieron ellas que no hicieron las nuestras». Mitadiel llegó a calificar a los directivos de «plaga de garrapatas».

Los juicios

La comisión de investigación ha discurrido en paralelo a los procesos judiciales. El expresidente de Caja de Ávila y expresidente de la Diputación de Ávila, Agustín González (PP), se sienta estos días en el banquillo de la Audiencia Nacional por la salida a bolsa de Bankia y en el próximas fechas se iniciará el juicio de las prejubilaciones de directivos de Caja Segovia.

«Si los partidos investigados son los que hacen la investigación... No se puede ser juez y parte y menos culpables y juez. Lo que no hemos logrado aquí (en las Cortes), lo vamos a seguir peleando en los juzgados», concluyó José Sarrión. Su formación impulsa tres procesos judiciales sobre Caja España y Caja Segovia.