La legislación impide repatriar el cuerpo del joven vallisoletano acuchillado en Londres antes de 28 días

David Martínez, ante la noria (London Eye) de Londres./El Norte
David Martínez, ante la noria (London Eye) de Londres. / El Norte

El sospechoso del crimen de David Martínez está imputado por asesinato y posesión de arma criminal

J. SANZValladolid

Los familiares del cocinero de Huerta del Rey que murió a cuchilladas en el barrio londinense de Leyton hace una semana tendrán que esperar, en principio, casi un mes para poder repatriar el cuerpo a la capital vallisoletana, ciudad en la que recaló de niño el joven de origen colombiano y nacionalidad española David Martínez, de 26 años, y en la que residió hasta su marcha a la capital inglesa pocas semanas antes del crimen. «Nos toca esperar», lamentaban los allegados de la víctima antes de concretar que la legislación británica establece un plazo de 28 días para poder tramitar la repatriación con el fin de ofrecer «todas las garantías legales a los sospechosos ante la posibilidad de que puedan reclamar una segunda autopsia».

Noticias relacionadas

El proceso judicial contra el presunto autor del crimen, ocurrido a media tarde del día 6 en el domicilio de la calle North Birkbeck Road, al este de Londres, en el que vivía David Martínez, continúa su curso y el sospechoso de 18 años que fue detenido 24 horas después de los hechos, Carlos Rueda Vélez, volvió a comparecer ayer ante el tribunal. El joven está imputado inicialmente por los delitos de asesinato y posesión de arma criminal. En el caso de que fuera declarado culpable se libraría, por su edad, de una condena a prisión permanente revisable, la pena máxima en Inglaterra, que está reservada por este delito a los mayores de 21 años.

Scotland Yard considera, de entrada, que el sospechoso fue el autor material del crimen que le costó la vida a David Martínez. La propia víctima mostró abiertamente que tenía miedo del hijo de la casera que le había alquilado la habitación horas antes de su muerte en un mensaje enviado a una prima afincada en Londres. Esa misma tarde recibió, al menos, media docena de cuchilladas en su domicilio y un vecino le encontró corriendo por la calle en la que residía antes de desplomarse unos metros más adelante. Su intención, al parecer, era cambiar de casa solo dos días después.

Condolencias municipales

Su madre, con la que residía en el barrio vallisoletano de Huerta del Rey hasta que emigró a Londres para trabajar como cocinero en un restaurante, quiere repatriar el cuerpo a España. «Están siendo momentos muy duros para ella y, aunque es cierto que está recibiendo todas las atenciones por parte del personal de la Embajada en Londres, ojalá puede traerlo cuanto antes», explicaron ayer los familiares. Pero la legislación inglesa, en principio, es la que es y fija el citado plazo de 28 días para la repatriación.

El pleno del Ayuntamiento de Valladolid, celebrado ayer, trasladó formalmente sus condolencias a la familia del joven vecino de la capital, y de nacionalidad española, asesinado en Londres. Es la única administración que lo ha hecho.