Líderes de Ciudadanos intentan frenar ante Rivera la incorporación de Clemente

Luis Fuentes mira a Silvia Clemente durante una conversación con Tudanca y Mañueco./Ical
Luis Fuentes mira a Silvia Clemente durante una conversación con Tudanca y Mañueco. / Ical

La Ejecutiva nacional votará este domingo el alta en sus listas de la expresidenta de las Cortes, quien dice que no sabe nada: «Esto es algo que depende de ellos»

MAR DOMÍNGUEZ

Mientras Albert Rivera apoyaba esta mañana a Inés Arrimadas en su presentación como candidata al Congreso en un acto público celebrado en la Plaza de la Villa de Madrid, un grupo de dirigentes de Ciudadanos de Valladolid y de Castilla y León aprovechaban la presencia de su líder en la capital para trasladarse hasta allí y hacerle llegar toda la información sobre Silvia Clemente, en un intento contrarreloj de impedir que la formación naranja la incorpore a sus filas y en las listas electorales.

En el movimiento crítico surgido en el seno de Ciudadanos de Castilla y León contra la ex alto cargo del Partido Popular se encuentran, entre otros, el diputado nacional por Valladolid, Francisco Igea, y el portavoz económico y cabeza de lista de Ciudadanos en las elecciones europeas, Luis Garicano, quienes comparten amistad desde hace años. Fuentes de la formación naranja explicaron que este domingo se reunirá la Ejecutiva nacional para aprobar la lista de independientes que debe ratificar el lunes el Consejo General del partido. En esta está incluido el nombre de Silvia Clemente, quien el jueves pasado dimitió como procuradora, presidenta de las Cortes y militante del PP por discrepancias con el líder regional del que ha sido su partido durante los últimos veinte años.

Igea y Garicano, entre quienes se oponen a que la ex alto cargo del PP ingrese en sus filas

Silvia Clemente ha asegurado que es ajena a esta situación e insistió en que no hablaría sobre su posible adhesión a las filas de Ciudadanos porque «no sé nada», «esto es una cosa que depende de ellos». La ex alto cargo del PP ni confirmó ni desmintió su acercamiento al partido de Albert Rivera. Los críticos con esa posible incorporación sostienen que si Albert Rivera la aceptara estaría trasladando a los ciudadanos un mensaje dudoso sobre la regeneración. Consideran que hay gente que aporta, afiliados y dirigentes que han trabajado sobre la idea de que Ciudadanos nació para regenerar la política y que esto suena a un cálculo político.

Parte de la información que habrían trasladado a Albert Rivera sobre Silvia Clemente estaría relacionada con el procedimiento judicial que se sigue en el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León sobre una subvención concedida por la Consejería de Agricultura a la industria de patatas de Javier Meléndez. La ayuda se autorizó cuando Clemente era la titular de la consejería y el empresario, su pareja. La subvención fue anulada por Milagros Marcos cuando llegó a la Consejería de Agricultura en sustitución de la política segoviana y recurrida por el empresario al considerar que cumplía todos los requisitos de la convocatoria para acceder a ella. Este caso sigue en los tribunales y será la próxima semana cuando previsiblemente se conozca la sentencia.

Los críticos con la llegada de Clemente consideran que es un dudoso mensaje de regeneración

Silvia Clemente manifestó ayer en relación a este asunto que lo conoce bien, pero que es «absolutamente ajena» a él: «No tiene nada que ver conmigo; este contencioso es con Meléndez, aunque estén tergiversando la historia».

Más información

Desde el sector crítico de Ciudadanos con la incorporación de Clemente se considera que a Albert Rivera le faltaba información para valorar si su perfil como política y gestora responde a los principios de la formación naranja. Al parecer, también se vincularía a Clemente con un conflicto judicial relacionado con dos funcionarios del Instituto Tecnológico Agrario y del que asegura que «no tiene que ver conmigo».

Una subvención de la Consejería de Agricultura a la empresa de su pareja, entre la información pasada a Rivera

La abrupta salida de Silvia Clemente del Partido Popular, con duros reproches al presidente regional del partido, Alfonso Fernández Mañueco, dio paso inmediatamente en los círculos políticos a los rumores que la hacían ya en las listas de Ciudadanos como cabeza de lista a las Cortes regionales en las elecciones que se celebrarán el próximo 26 de mayo. Ni ella ni ningún líder de Ciudadanos han desmentido desde el jueves una posibilidad que se conocerá esta misma mañana.

Aunque los estatutos de Ciudadanos recogen que un afiliado de otro partido puede presentarse si han transcurrido seis meses desde que abandonó la formación anterior y nueve para optar a unas primarias, el Consejo General podrá exceptuar este requisito de forma motivada por mayoría absoluta de sus miembros, por lo que Silvia Clemente podría formar parte de la candidatura si así lo decide el Consejo General, que se celebrará el lunes. Es al día siguiente, martes, cuando finaliza el plazo de presentación de las candidaturas por Valladolid al Congreso y al parlamento regional y cuando se abre el proceso de primarias al tratarse de una provincia que supera los 400 afiliados.

El silencio de Fuentes

Será este domingo cuando se conozca la decisión de Albert Rivera sobre la incorporación de Silvia Clemente a sus filas y si la información utilizada por parte de sus dirigentes habrían surtido efecto para bloquear el acceso de la expresidenta de las Cortes de Castilla y León a las candidaturas de Ciudadanos. Al parecer, la opción manejada en la formación naranja es que Clemente se medirá en primarias con Luis Fuentes, el actual portavoz de Cs en las Cortes, quien, por otra parte, no se ha manifestado sobre esta crisis abierta en su partido desde que el mismo jueves se apuntara ya que tendría una histórica del PP como contrincante.

La agenda pública de Luis Fuentes está vacía desde entonces y ni siquiera asistió el viernes al acto institucional de toma de posesión de los nuevos presidentes de los consejos Consultivos y de Cuentas. Nadie en Ciudadanos ha salido públicamente a despejar dudas, mientras que en el PP han cerrado filas en torno a su presidente regional: Herrera le dio su apoyo sin fisuras el mismo viernes y lo mismo hizo Pablo Casado, quien cambió su agenda para viajar a Ávila y respaldarle.