Mañueco presenta la dimisión como alcalde para preparar su carrera a la presidencia de la Junta

El alcalde, Alfonso Fernández Mañueco, recibe el aplauso de los concejales populares tras su despedida./LAYA
El alcalde, Alfonso Fernández Mañueco, recibe el aplauso de los concejales populares tras su despedida. / LAYA

Alfonso Fernández Mañueco aprovechó el pleno del Ayuntamiento para dar a conocer su decisión, que será efectiva el día 12 de diciembre

DANIEL BAJO / WORDSalamanca

El alcalde de Salamanca, Alfonso Fernández Mañueco, aprovechó esta mañana la celebración del pleno en el Ayuntamiento para anunciar su dimisión al frente de la Alcaldía de la ciudad para preparar la carrera hacia la presidencia de la Junta de Castilla y León como candidato del Partido Popular.

«Me voy con la satisfacción del deber cumplido, con la conciencia tranquila y siendo buena persona». Así cerraba ayer su despedida ante los medios Alfonso Fernández Mañueco. Dentro de seis días, el 12 de diciembre, Salamanca amanecerá con el actual primer teniente de alcalde Carlos García Carbayo, como nuevo regidor en funciones. A lo largo de las próximas semanas se convocará un pleno extraordinario para elegir al sucesor en la alcaldía, que ocupará el puesto con plenos poderes hasta las elecciones de mayo de 2019.

El motivo primordial es que será el candidato del PP a la presidencia de la Junta de Castilla y León. A lo largo de los últimos meses repitió que dejaría el puesto de alcalde cuando fuese incompatible con sus compromisos electorales como candidato. Ese momento al parecer ha llegado, aunque los partidos de la oposición en pleno tildasen su decisión de «huida», en el mejor de los casos.

Encuesta

Ha sido una decisión «muy difícil, reflexionada y meditada», admitió ayer, y «pensando siempre en el interés de los salmantinos». Llegó a la alcaldía en 2011 (luego repetiría en 2015) con «mucha ilusión, ganas y proyectos» y se marcha con la «humildad de saber que he cumplido con mi responsabilidad».

Durante estos siete años «lo he dado todo» por Salamanca, hasta «quedarme sin aliento» por «defender los intereses» de la ciudad y de los vecinos y «por estar a la altura de la tarea encomendada». «Asumí mi responsabilidad con convicción, con el sentido del deber, pero siempre con algo de vértigo al pensar que

Más información

mis decisiones tienen que estar a la altura de esta ciudad histórica, a la altura de las necesidades y de las esperanzas de los salmantinos».

El aún alcalde tuvo palabras de agradecimiento para su familia (presente en el acto de despedida) a la que «he robado tiempo» estos siete años», para todos los concejales que han pasado por el Consistorio en sus dos mandatos, para los empleados públicos, sindicatos y patronales de la ciudad, entre otras instituciones públicas y privadas.

Balances y desafíos

Mañueco deja la capital «convencido de que todas las personas de Salamanca son conscientes de que es una ciudad mejor que hace ocho años y que es una ciudad mejor para vivir». En esta línea, presentó un balance «positivo» de sus dos mandatos, en los que ha habido «un gran porcentaje de cumplimiento del programa electoral», así como el acuerdo de gobierno con el partido de Ciudadanos al principio de la actual legislatura, que le posibilitó renovar su condición de alcalde.

Su actuación ha seguido cinco ejes de actuación: economía, empleo, políticas sociales, servicios públicos y mejoras de la ciudad.

En el capítulo económico citó el «equilibrio» de las cuentas públicas, la congelación y la bajada de impuestos «pactada ya para 2019». Según Mañueco, la deuda municipal se ha reducido en 40 millones de euros durante estos dos mandatos.

En materia de empleo reveló tres datos concretos: 3.200 desempleados menos; 7.000 afiliados más a la Seguridad Social y un millar menos de menores de 35 años en el paro desde 2015. También reivindicó los 4.000 mayores que gozan de servicios de teleasistencia, los 4.600 familias que se benefician de la entrega de material escolar y el trabajo municipal con las ONG.

El capítulo de los servicios públicos, de acuerdo al alcalde, se ha visto reforzado con la renovación de redes de agua, nuevos autobuses urbanos y sistemas como el 010 'Salamanca Avisa'.

Finalmente, reivindicó los logros en la mejora global de la ciudad con medidas como aparcamientos públicos, reformas de parques y jardines, el centro Victoria Adrados, los carriles bici, las áreas peatonales y la labor con el patrimonio histórico. En este eje también se encuentran otras áreas, como la apuesta por la programación cultural, con un protagonismo clave este año el VIII Centenario de la Universidad (el Ayuntamiento ha sido «el gran mecenas» de la USAL este año, afirmó). También reivindicó la mejora de la seguridad vial, el Plan rehabilitación urbana en los barrios, el Plan Verde, los planes de ahorro y eficiencia energética, o los grandes proyectos para el río Tormes.

«Queda mucho por hacer. Otros lo harán», admitió. Recordó que aún hay proyectos en marcha esta legislatura, por lo que pidió a los grupos políticos de la Corporación Municipal que actúen en los meses que restan para las elecciones municipales teniendo claro que lo importante son las personas de Salamanca y no «las estrategias políticas», subrayó.

Obviamente no hizo ninguna alusión a algunos problemas denunciados por otros partidos y asociaciones públicas como la pérdida de población o las cuitas urbanísticas que afectan a algunas zonas de la ciudad, como el Corte Inglés o el Corona Sol. Cada cosa a su tiempo.

Mañueco aseguró que su última tarea como alcalde será reunirse el martes con el ministro de Cultura, José Guirao, para hablar de los papeles del Archivo. Y prometió que en 2019 vendrá a Salamanca como presidente de la Junta de Castilla y León, acompañado de los Reyes, para inaugurar el nuevo hospital. El tiempo lo dirá.

 

Fotos

Vídeos