Un año y nueve meses por vender coches con cuentakilómetros retocados en Valladolid

Un guardia civil del GIAT comprueba las tarjetas de inspección técnica de los vehículos. /El Norte
Un guardia civil del GIAT comprueba las tarjetas de inspección técnica de los vehículos. / El Norte

Dos de los acusados llegan a un acuerdo con el fiscal para la rebaja de condenas, y un tercero es absuelto por falta de pruebas

M. J. Pascual
M. J. PASCUALValladolid

La vista oral por estafa programada en el Juzgado de lo Penal 4 de Valladolid para primera hora ni siquiera se celebró, al llegar a un acuerdo dos de los acusados de vender cerca de medio centenar de vehículos con el cuentakilómetros trucado en talleres de la periferia de Valladolid. En principio, la Fiscalía había solicitado para ellos tres años de prisión, pero finalmente los procesados, los propietarios del taller, David R. S. y Julio David S. M. R. se conformaron, respectivamente, con un año y nueve meses de condena, un acuerdo que será consignado próximamente en la sentencia que emita el juez. Javier F. G., el tercer acusado como cooperador necesario, especialista en electrónica que trabajaba para este y otros talleres de manera externa, ha sido absuelto por falta de pruebas.

Según indicó el letrado de F. G., no ha podido probarse que la manipulación de los odómetros de los coches se hubiera realizado dentro de las instalaciones de ese taller.

La condena solicitada inicialmente por la Fiscalía superaba los tres añosde prisión para los dueños del taller y de dos años y seis meses para el especialista en electrónica, quien finalmente ha sido absuelto.

Adquirían muchos vehículos en Barcelona, desde donde venían ya manipulados

Este negocio fraudulento fue desmantelado en marzo de 2015. La Guardia Civil detuvo a estas tres personas por vender unos 400 vehículos con los cuentakilómetros manipulados, por valor superior a 1.500.000 euros. Entonces se detuvo a Julio David S. M. R., de 43 años, David R. S., de 41, y J. F. G., de 40, los dos primeros, propietarios del taller de compra-venta, y el tercero, supuestamente responsable de la aplicación informática que reducía el kilometraje.

Un conductor puso en alerta a la Guardia Civil, pues los fallos que presentaba su turismo de segunda mano, recién comprado, no le cuadraban con el número de kilómetros. Tras seis meses de investigación por el Grupo de Investigación y Análisis de Tráfico (GIAT) del Subsector Tráfico de la Comandancia, se destapó el fraude.

Modus operandi

Los detenidos compraban los coches a empresas de subastas, alquiler o 'renting' con muchos kilómetros recorridos a un precio muy económico. Estos turismos fueron vendidos por el concesionario durante tres años a clientes que creían que sus coches tenían menos kilómetros. Al parecer, según indicaron fuentes de la investigación, muchos ya venían manipulados des de Barcelona.

Los implicados solían adquirir vehículos que no habían pasado la inspección técnica, por lo que no constaban los kilómetros rodados en los expedientes de las estaciones de ITV y de Tráfico. Así conseguían que quedara registrada la cantidad que ellos habían establecido a la hora de pasar la revisión. Si los coches ya habían pasado la ITV y en sus tarjetas estaban anotados los kilómetros reales recorridos, los manipulaban y solicitaban un duplicado de la misma, alegando haberla extraviado, para evitar que aparecieran los kilómetros verdaderos.

 

Fotos

Vídeos