El obispo de Salamanca lamenta que las víctimas «se callasen» ante los abusos de un cura de la diócesis

El obsipo de Salamanca, durante una clebración religiosa en la Catedral./LAYA
El obsipo de Salamanca, durante una clebración religiosa en la Catedral. / LAYA

«¿Por qué no los han denunciado. Quién tiene la culpa? llega a afirmar en las grabaciones reveladas por 'El País'

REDACCIÓN / WORDSalamanca

Las revelaciones sobre las conversaciones telefónicas del obispo de Salamanca, Carlos López con la víctima de abusos Javier Paz que esta desvelando 'El País' no dejan de aportar información sobre la forma en la que la Iglesia intenta copntrolar a las víctimas.

En la última entrega, el obispo llega a responsabilizar de la polémica a las propias víctimas al asegurar, según publica el diario «Pero, ¿quién tiene la culpa? ¿Por qué no lo han denunciado? Es que es muy fácil decir… ¿Estos señores por qué no lo han denunciado a su debido tiempo? Ahora la Iglesia es culpable de haberlo ocultado; ¿y ellos por qué lo han ocultado?».

'El País' explica en su información que cuando la víctima le indica que no es fácil asimilar los abusos y denunciar, que pasan muchos años, el obispo insiste: «Si en el caso de Isidro no ha habido un castigo es por culpa de todos. Lo que no vale decir es que los obispos no han hecho nada. No, vamos, a ver ¿las víctimas por qué se han callado? ¿Por qué todavía las víctimas no quieren decir nada?».

La información también revela que un atisbo de reconocimiento por parte del obispo ante la persona con la que habla de que podría haber hecho más y tomar algunas medidas: «Hablé con don Isidro, y el conocimiento que he tenido de eso ha sido después. Si en 2003 hubieran estado en vigor las normas canónicas que están ahora [Benedicto XVI ordenó en 2010 elaborar protocolos contra los abusos], yo hubiera actuado de otra manera, claro, me hubiera sentido obligado a actuar. Pero entonces las normas eran distintas«, refleja el reportaje.

«Si no hubiera prescrito y condenan a don Isidro y el juez civil le impone una indemnización, y al final si él no tiene dinero, ¿quién lo tiene que pagar? Lo paga la diócesis. ¿Quién es la víctima entonces? Porque claro, la diócesis es también tu madre, y son los pobres«, señala el Obispo en una conversación con Javier Paz Ledesma.

Además, el actual obispo, en las grabaciones publicadas por 'El País', parece trasladar la responsabilidad a su predecesor, Braulio Rodríguez. »Lo que pueda haber sucedido fue anterior, antes de venir yo. Lo que sea de antes yo no lo sé. Lo que supo o no supo don Braulio yo no lo sé. No sé si alguien supo algo».

A este respecto, monseñor Rodríguez ha explicado que la denuncia contra ese sacerdote, al que ha admitido que conoce, fue tratada pero «no tiene nada que ver conmigo», ha subrayado, porque los hechos denunciados ocurrieron entre 1982 y 1992 y él fue obispo de Salamanca de 1995 a 2002.

Y ha apostillado que, además, cuando esta denuncia se sustanció, él ya estaba en Valladolid, ciudad en la que fue obispo de 2002 a 2009.

Dicho esto, ha asegurado que las informaciones que le vinculan con este caso «significan mala idea y algo que no está bien».

Y ha defendido que, ante este tipo de hechos, «por un lado está la justicia y, por otro, la Iglesia, que tiene que actuar», y que «todas las personas merecen un respeto», las víctimas de los abusos y también quienes son objeto de acusaciones, «que se tienen que demostrar», ha aseverado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos