Vox, un partido sin estructura regional y todavía sin candidato a la Junta de Castilla y León

La presidenta, Sofía Muñoz (segunda por la derecha), con el vicepresidente y varios afiliados, en una mesa informativa. /El Norte
La presidenta, Sofía Muñoz (segunda por la derecha), con el vicepresidente y varios afiliados, en una mesa informativa. / El Norte

La formación acaba de completar su presencia en las nueve provincias de Castilla y León

Sonia Andrino
SONIA ANDRINOValladolid

«No tenemos una estructura regional porque nosotros no creemos en las comunidades autónomas», explica el que fuera candidato de Vox en las elecciones autonómicas de 2015, José Carlos Rúa. Su formación obtuvo hace tres años el 0,19% de los sufragios emitidos (2.741 votos entre las nueve provincias), pero de cara al 26 de mayo de 2019 todo apunta a que esta cifra se puede quedar muy corta a tenor de las encuestas publicadas en las últimas semanas. Ante esa previsión, cabe preguntarse quién está detrás de Vox en Castilla y León. Son licenciados y profesionales de otros ámbitos alejados de la política que están mascando la posibilidad de incorporarse a ella a través de una candidatura en las próximas elecciones.

Más allá de uno de sus fundadores, el exfuncionario de prisiones burgalés secuestrado por ETA, José Ortega Lara, el partido liderado por Santiago Abascal cuenta ya con presencia en toda la comunidad y acaba de completar su red provincial con la aparición de la formación en Zamora, la última en incorporarse, aunque en algunas como Valladolid o León están más desarrollados que en otras. En cada provincia han creado una estructura con una dirección formada por seis personas (presidente, vicepresidente, secretario y tres vocales) que es la que se mantiene en todo el ámbito nacional. Defienden una gestión común de los grandes servicios como la sanidad o la educación y la justicia y, como recuerda el excandidato regional, «no creemos en las autonomías». «Somos la gente que madruga», explica la presidenta de Vox en Valladolid, Sofía Muñoz. «Lo único que queremos es a España», apostilla después su homólogo en Palencia, José María Arconada, que fue también uno de los fundadores del partido en Castilla y León y que se postula para ser el número dos de la candidatura que Vox presentará al Ayuntamiento de Palencia. Es jubilado desde hace 23 años por las secuelas que le dejó un atentado terrorista que sufrió en Madrid, en la estación de Atocha, y se precia de tener una gran amistad tanto con Ortega Lara como con Santiago Abascal.

Tres alcaldías

Junto a él, militares en la reserva, autónomos -la mayoría licenciados universitarios- y solo una mujer componen el plantel de presidentes provinciales de Vox en Castilla y León que se afanan ahora en la elaboración de las listas a las Cortes de Castilla y León aunque, según Rúa, no se presentarán antes de febrero o marzo. «Todavía no es el momento de hablar de eso», explica el presidente soriano, Luis Ángel Muñoz, que, igual que sus compañeros, trabaja en la búsqueda y preparación de las sedes provinciales. Están terminando la red de puntos que quieren abrir en las próximas semanas -la siguiente en León-.

Después de conocerse a los nueve cabezas de lista será cuando se designe al candidato a la Junta de Castilla y León, aunque de la lista de nombres ya se sabe que no se repetirá el cartel de 2015. «Yo no voy a ser», aseguraba ayer José Carlos Rúa. Vox tiene en Castilla y León tres de las cuatro alcaldías con las que cuentan en España. Se trata de Cardeñuela Riopico (Burgos), Barruelo del Valle (Valladolid) y Navares de las Cuevas (Segovia), esta última por un tránsfuga.

Temas

Vox