El segoviano Nacho Postigo, testigo del incendio en Notre Dame: «Es un horror»

Las llamas afectan a la techumbre de la catedral de Notre Dame. / Nacho Postigo

Explica que las llamas han destrozado gran parte de la techumbre trasera de la catedral parisina

QUIQUE YUSTESegovia

Nacho Postigo, segoviano que trabaja en París desde hace cuatro meses, llegó a las inmediaciones de la catedral de Notre Dame en torno a las siete de la tarde. En un primer momento, pensó que el incendio era «de poca cosa» al no observar una gran humareda ni unas llamas especialmente intensas, pero pronto cambió de percepción. «Ahora se ve que la techumbre de Notre Dame está quemada en su parte trasera», asegura. Además, indica que la columna de humo ya es visible desde toda la ciudad.

Noticias relacionadas

Desde su posición contempla las dificultades de los bomberos franceses para llegar hasta el punto donde ha surgido el incendio para acabar con las llamas. «Tiene muy mala pinta, es un horror», declara Nacho, uno de los cientos de curiosos que cámara en mano observa la evolución del incendio de una de las catedrales más famosas del mundo. «Aquí está todo el mundo expectante pero nadie sabe nada», concluye.

La catedral de Notre Dame de París, uno de los monumentos más emblemáticos de la capital francesa, está sufriendo un incendio. Un gran despliegue de bomberos trata de controlar las llamas, que salen sobre todo de la aguja central del templo, que es visitado por miles de personas cada día, informa Efe. La policía ha acordonado la zona y está desalojando a los numerosos turistas que se encontraban dentro de la catedral. Según informaron los bomberos, el incendio está «potencialmente relacionado» a los trabajos de renovación de la edificación.

El fuego empezó en la parte superior de la catedral, indicaron los bomberos. Según el portavoz de Notre Dame, el incendio se habría declarado a alrededor de las 18:50 horas.

Según un periodista de la AFP, inmensas llamas estaban devorando parte del techo del edificio, emitiendo un espeso humo amarillento que se propagaba a varios kilómetros a la ronda. La catedral de Notre Dame, con alrededor de 13 millones de visitantes al año, es el monumento histórico más frecuentado de Europa.