Siete postres muy carnavalescos

Carnavaletas de La Bañeza. / Gabriel Villamil

Los postres son otro de los rasgos más característicos de las fiestas de Don Carnal y tienen un fuerte arraigo en Castilla y León

Juan J. López
JUAN J. LÓPEZ

La gastronomía de Castilla y León es uno de los mejores embajadores de la Comunidad. Prácticamente cualquier fecha es buena -y cualquier excusa- para sumergirse en el plato y degustar los placeres de la cocina autonómica.

En este caso, y con la llegada de Don Carnal, el fruto prohibido llega en forma de postre y se extiende por todos los rincones de la comunidad, pese a que existen algunas excepciones muy señalizadas.

Noticias relacionadas

1

Orejas y orejuelas

Es la estrella de la carta. Los más puristas dicen que de origen gallego,pero lo cierto es que hoy en día es un dulce que puede encontrarse en toda la geografía castellano y leonesa. Se trata de una receta tradicional que ha perdurado durante siglos y que está elaborada mediante huevo y harina.

2

Leche frita

De origen palentino, aunque en los últimos años se ha relacionado con la zona norte del país. Huevo, leche o cáscara de limón son algunos de los ingredientes que lleva este postre casero que es difícil de ver en pastelerías. En muchas ocasiones se complementa con canela y azúcar para que su sabor sea más dulce.

3

Flores de Carnaval

Aunque de origen en las aldeas gallegas, tiene una fuerte aceptación en zonas de la comarca del Bierzo, en León, o Sanabria, en Zamora, pero también es típico de Segovia, como queda patente en el libro Cocina Segoviana, de Dionisio Duque, que está descatalogado. Este dulce es uno de los postres más típicos de estas fechas. Un molde caliente con forma de flor -que puede encontrarse practicamente en cualquier tienda de menaje- que al igual que el resto de alimentos típicos de Carnavales son ideales para tomar acompañado de un buen café.

4

Huesillos

Localidades como Ávila o Peñaranda de Bracamonte en Salamanca han heredado estos postres extremeños y los han adoptados como propios Similares a los huesos de santo típicos de el Día de los Difuntos, estos dulces. La forma cilíndrica de los mismos y el que queden bien dorados son los principales consejos para elaborar un postre que se recomienda comer recién hecho.

5

Perronillas

También conocidas como Perrunillas, se caracterizan por ser una pasta de textura seca y áspera. Cuando se ingiere se suele deshacer en la boca. Mantienen una forma redonda y sus ingredientes varían en función del sitio donde se elaboren. Son típicas especialmente en la zona de Salamanca y como no, en «El carnaval del toro» de Ciudad Rodrigo.

6

Torrijas de pan de Valladolid

Para conseguir el mejor resultado, hervir la leche con el azúcar, la vainilla y la piel de naranja. Apagar el fuego y dejarlo reposar treinta minutos. Una vez hervida, retirar la vainilla y la piel de naranja y remojar las porciones de de Pan de Valladolid unos minutos por cada lado. Calentar el aceite y rebozar las porciones de pan en el huevo. Escurrirlas y freírlas por los dos lados (tienen que quedar bien doradas). Disponer las torrijas en una bandeja y cubrirlas con la miel.

7

Turrillos de Carnaval

Dulce típico de la provincia de Avila. Como su nombre indica se preparan especialmente en carnaval. Son una especie de rosquillas, pero con otra forma. La receta es un tesoro que se traspasa de generación en generación. ¡No te los pierdas y pruébalos!¡Son un dulce casero delicioso!