Tráfico instala su primer radar multicarril de la red principal en la carretera de Soria

Dos camiones circulan a punto de pasar ante el radar multicarril de la Nacional 122, en el término de Castrillo de Duero./A. O.
Dos camiones circulan a punto de pasar ante el radar multicarril de la Nacional 122, en el término de Castrillo de Duero. / A. O.

El dispositivo, idéntico a los seis de la capital, está situado entre Roa y Peñafiel y aún está en fase de pruebas

Agapito Ojosnegros Lázaro
AGAPITO OJOSNEGROS LÁZARO

Para los seguidores de teorías conspirativas aquí pueden encontrar un buen argumento para una nueva con la reciente instalación de un radar multicarril (multa en los dos sentido de la circulación) en la Nacional 122, en el tramo entre Roa y Peñafiel, el primero de estas características instalado por Tráfico en una carretera de la red general de la provincia, aunque está sin señalizar y, por tanto, no multa. Y tiene algunos buenos ingredientes para una historia de este tipo. Empezando por una conversación en redes sociales, lugar propicio para que germinen.

El pasado martes, día en el que arrancaba la campaña de la declaración de la renta –ahí va un buen ingrediente–, se podía leer en el perfil de Facebook de la plataforma A11 Pasos, defensora a ultranza de la construcción de la Autovía del Duero, la siguiente conversación: «Buenos días, ¿os habéis percatado de la instalación de un nuevo radar en la recta del antiguo Empecinado –un restaurante– en la N-122? No encuentro ninguna noticia sobre esto?». Unas horas después había quien respondía: «Acabo de llegar de Aranda y no me he dado cuenta».

Quien inicia la conversación interviene de nuevo: «Pues yo lo vi ayer… Es una caja pequeña en altura, con marcadores reflectantes en la parte trasera. El viernes vuelvo a pasar por allí, pero es por si hay información de otros usuarios. Lo ponen muchas veces», interviene una tercera persona. Un cuarto cuelga una foto del dispositivo, gesto que es agradecido por quien abre la charla: «¡Muchas gracias por hacerme ver que no estoy loco (emoticonos de risas)! Lo raro es que no he encontrado ninguna noticia en la web de la DGT, ni en ningún medio de comunicación. Es extraño».

A la altura de El Empecinado

«Lleva instalado desde este martes», refleja un nuevo participante en la charla, conversación que cierra quien la abrió explicando que el lunes lo vio por primera vez. Pues sí, no era una alucinación, ni la chica de la curva. Se trata de un nuevo radar multicarril, de aspecto idéntico a los seis desplegados en la capital (cinco dentro del casco urbano y otro en la carretera de Fuensaldaña, entre la urbanizaciones Fuente Berrocal y La Galera) que se ha ubicado pegadito al kilómetro 300 de la carretera de Soria, a unos metros del restaurante mencionado anteriormente, El Empecinado, ahora cerrado, abandonado y presa del vandalismo.

El dispositivo se encuentra ubicado en el término municipal de Castrillo de Duero, a doce kilómetros de Peñafiel (en el tramo hacia Aranda de Duero) y antes de llegar al cruce de la Nacional 122 con la carretera que conduce al municipio burgalés de Roa de Duero, la VA-130.

El radar en cuestión es el número trece de los radares fijos interurbanos diseminados por la provincia, aunque este dispositivo de control de la velocidad en concreto, a diferencia del once de los otros doce, es un radar multicarril –el otro es el que se encuentra a la salida de la capital hacia Fuensaldaña–, lo que le permite controlar y medir la velocidad en ambos sentidos de la marcha y ostentar el honor de ser el primero de estas características colocado en la red principal de carreteras. Hasta esta semana en la provincia había una docena de radares fijos en vías interurbanas, así como una treintena de puntos de control de los dispositivos móviles, distribuidos por autovías y carreteras nacionales, autonómicas y provinciales. E

ntre esos radares fijos se encuentra uno de tramo en la N-601, entre los puntos kilométricos 226,4 y 228,2, entre Valladolid y Medina de Rioseco (cerca de esta última localidad), en la cuesta de los Coruñeses; además de cuatro cámaras de control del uso del cinturón de seguridad en la A-62 (Siete Iglesias y Cubillas), la A-6 (Tordesillas) y la N-601 (La Mudarra).

La DGT publica cada lunes en su página web la ubicación de los cinemómetros (http://www.dgt.es/es/el-trafico/control-de-velocidad/), tanto de los fijos como de los móviles, y se puede descargar en formato PDF. Otra cosa es el Pegasus, el helicóptero cuya hoja de vuelo no se especifica, al menos como tal, pero que no deja de ser un temido radar móvil.

Respecto a los radares fijos, en la autovía A-6 se encuentra uno, a la altura de Rueda, en el kilómetro 171. Tres más se distribuyen por la A-62, en los kilómetros 116, 156 y 132, que aproximada y respectivamente están entre Valladolid y Aguilarejo, la circunvalación de Tordesillas con la Autovía de Castilla y entre Arroyo de la Encomienda y Simancas.

En carreteras nacionales hay otro radar simple en la N-122, próximo al cruce con la carretera de Traspinedo (punto kilométrico 342); y dos más en la N-601: entre Valladolid y Laguna de Duero (183) y entre la urbanización Aldeamayor Golf y Mojados (170). En cuanto a vías autonómicas son dos las que cuentan con uno: la CL-602, en el punto kilométrico 91,98, entre las localidades de Íscar y Pedrajas de San Esteban y otro en el kilómetro 2 de la VA-900 (la carretera de Fuensaldaña), que sí es un radar multicarril, aunque destinado a vigilar el cruce de las urbanizaciones Fuente Berrocal y La Galera, a la salida de la capital. El último dispositivo de control de la velocidad se encuentra en otra vía interurbana, aunque también dentro de la capital, en el kilómetro 7 de la ronda interior (VA-20), antes de llegar al cruce con la carretera de Soria.

De manera que a día de hoy son ya dieciocho los dispositivos fijos de control del tráfico (trece radares de velocidad, otro de tramo y cuatro de cinturón) diseminados por las vías interurbanas de la provincia.