Tudanca denuncia la «inacción» de la Junta contra la plaga de topillos

Luis Tudanca, este martes durente su reunión con los responsables agrarios./Rubén Cacho-ICAL
Luis Tudanca, este martes durente su reunión con los responsables agrarios. / Rubén Cacho-ICAL

Las organizaciones agrarias lamentan la falta de medidas del gobierno autonómico y respaldan la propuesta del PSOE para ayudar a los afectados por la sequía

Arturo Posada
ARTURO POSADAValladolid

El campo de Castilla y León se enfrenta a dos amenazas claras. Por un lado, un año de sequía que se une al ya registrado en 2017 que causó cuantiosas pérdidas en el sector. Por otro, una plaga de topillos «que puede tener severas consecuencias», según expuso este martes el secretario general del PSOE de Castilla y León, Luis Tudanca, tras reunirse con los responsables de las organizaciones profesionales agrarias (opas) y la Unión de Cooperativas Agrarias de Castilla y León (URCACyL). Tudanca señaló que existen «responsabilidades políticas claras» por la «inacción de la Junta» sobre las advertencias que efectuaron los agricultores «hace meses para hacer frente a la misma plaga que se registró hace una década». «Estamos en una situación peculiar. No sabemos si los nuevos responsables [en la Consejería de Agricultura y Medio Rural] van a hacer lo mismo que los antiguos. Se debería haber actuado antes, pero aún estamos a tiempo para evitar que la situación se agrave», añadió Tudanca.

Noticias relacionadas

«Volvemos a vivir lo que ya vivimos en 2007. Los profesionales agrarios lo llevan advirtiendo desde enero: podíamos vivir la misma plaga que entonces. Y ya está aquí. La mayor parte en Palencia, con 13 casos de tularemia, pero que se puede extender por la comunidad autónoma. Y no se ha hecho nada hasta hoy», subrayó el líder socialista.

Donaciano Dujo, presidente de Asaja Castilla y León, apuntó que ya se advirtió «en numerables ocasiones a la consejería de Agricultora de que no se estaba trabajando contra una posible plaga de topillos». «Este era un año preocupante. La plaga es cíclica y las condiciones meteorológicas eran favorables para que sucediese, después de un invierno suave, sin nieve y sin lluvia».

Por su parte, el secretario general de UPA Castilla y León, Aurelio González, solicitó a la Fiscalía que actúe de oficio contra la Junta. «Creemos que ha habido un problema de sanidad pública y de dejación de funciones. Alguien es responsable por no actuar. La Junta de Castilla y León estaba advertida y lo único que ha hecho ha sido dedicarse a contar topillos. Hay que pedir actuaciones urgentes y contundentes».

Luis Tudanca incidió también en la sequía que afecta al sector agrario y que ya dejó «pérdidas dramáticas» hace dos años. «Estamos hablando de un sector indispensable, al que se le devuelve muy poco de todo lo que aporte. Debemos adoptar medidas específicas y empezar a pensar que esta ya no es una situación coyuntural, sino estructural. Por eso, también proponemos una ley para hacer frente al cambio climático en Castilla y León. Todo hace indicar que este tipo de sequías van a ser cada vez más intensas y habituales». El Grupo Socialista ha propuesto la creación de un fondo de contingencia de 50 millones de euros que «debería ser estable», una iniciativa respaldada por las opas.

Jesús Manuel Palacín, coordinador la Unión de Campesinos de Castilla y León (UCCL) reclamó «medidas eficaces» al Gobierno de España y al de la comunidad «ante el problemón» al que se enfrentan por la segunda sequía en tres años. «Hay muchas zonas afectadas que no van a poder aguantar este tirón. Las medidas de hace dos años fueron ineficaces, porque los préstamos llegaron a las explotaciones más solventes. Para la Unión de Campesinos es fundamental tener ayudas directas en función del sector y la zona afectada. No nos vamos a conformar con las medidas de hace dos años: hay explotaciones vulnerables que hay que ayudar».