La última moda: pagar por vendimiar

La última moda: pagar por vendimiar

Una bodega vallisoletana ofrece a turistas la oportunidad de meterse en la piel de un jornalero y pisar la uva como se hacía antiguamente

EL NORTEValladolid

La bodega vallisoletana Cepa 21 busca nuevo 'jornaleros' para la campaña de vendimia. La firma de Castrillo de Duero ofrece las denominadas 'Experiencias de temporada', en las que el visitante puede formar parte de una vendimia en sus viñedos y tras un previo pago para disfrutar de la actividad «como se hacía antes».

La fórmula de enoturismo, que por ejemplo en el caso de la jerezana Spirit Sherry está a punto de llegar a los trescientos 'jornaleros' voluntarios en sus viñedos de Jerez de la Frontera, forma parte del Taller de Vendimia que realizar la bodega de la familia Moro desde hace seis años.

Estas iniciativas congregan a decenas de turistas que quieren meterse en la piel de un jornalero y pisar la uva como se hacía antiguamente. En el caso de Sherry se pagan 25 euros por recoger la uva palomino, que luego se pisará para elaborar el mosto del que nacerá en vino de Jerez. El precio oscila entre los 15 y los 30 euros por persona y jornada, y dependiendo de si los participantes son familias o no.

En el caso de Cepa 21, el taller se desarrolla todos los días desde el pasado 15 de septiembre y se prolongará hasta el 15 de octubre. Y la bodega abre la actividad a todos los miembros de la familia, que «podrán conocer los secretos de la elaboración del vino e incluso participar del proceso vitivinícola por solo 15 € por persona y gratis para los menores, siempre que vayan acompañados de un adulto que participe en la actividad», describe la bodega a través de un comunicado.

Jornada en familia

Este taller supone una oportunidad única para pasar una jornada diferente en el campo con los niños. La experiencia comenzará con una visita a uno de los viñedos más especiales de la bodega, el Horcajo, que, ubicado en la zona de transición entre la vega y el páramo, da vida al nuevo vino de edición limitada de Cepa 21. Aquí, se mostrará a los participantes cómo reconocer cuándo la uva está madura y lista para ser recolectada, comprobando su calidad tanto con métodos tradicionales como con instrumentos profesionales de medida, y se les enseñará cómo vendimiar la cepa a mano. Además, podrán practicar el tradicional pisado de la uva, como lo hacían los primeros viticultores de la Ribera del Duero. A continuación los asistentes disfrutarán de un completo recorrido por la zona de producción y embotellado de la bodega, culminando con la degustación de una añada excepcional, la de 2015, de su buque insignia: Cepa 21. En sustitución del vino, hará mosto y gominolas para los más pequeños de la casa.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos