'Zeroville', el arrebato cinéfilo de James Franco

Un fotograma de 'Zeroville'./
Un fotograma de 'Zeroville'.

Ambientada en Hollywood entre los años 1969 y 1980, la película es un extraño puzle sobre un tipo recién salido de un monasterio que, entusiasmado por la única película que ha visto, 'Un lugar en el Sol'

Boquerini .
BOQUERINI .

Al igual que en 'The Disaster Artist', en 'Zeroville', su segunda película como director, el actor James Franco vuelve a hacer gala de su pasión cinéfila. Ambientada en Hollywood entre los años 1969 y 1980, la película es un extraño puzle sobre un tipo recién salido de un monasterio que, entusiasmado por la única película que ha visto, 'Un lugar en el Sol', de George Stevens, con Montgomery Cliff y Elizabeth Taylor como protagonistas, se tatúa una escena del filme en su rapada cabeza y viaja a Hollywood en busca de trabajo en el cine. Logra entrar, primero como constructor de decorados y después como montador, conociendo a las principales figuras del Hollwood de 1969. Al igual que sucedía en la última película de Tarantino, con la que tiene un cierto paralelismo al inicio, tiene que ser el espectador el que ponga nombre a los muy reconocibles interlocutores del protagonista. Pero a éste solo le interesa Soledad una actriz de serie Z, que se asegura que es hija ilegítima de Luis Buñuel, con la que se obsesionará hasta el límite.

'Zeroville' hay que entenderla como una comedia muy pasada de rosca, bastante deslavazada, en la que, o se entra en el juego que propone su director y protagonista, o no hay nada que hacer. Por el filme pasan imágenes de muchísimas películas, desde la citada 'Un lugar en el Sol' a 'La pasión de Juana de Arco', de Carl Theodor Dreyer, y 'Apocalypse Now', donde el protagonista trabaja como montador, y también múltiples referencias a John Ford y a John Wayne. Pero desgraciadamente no emocionan. Parte de la falta de empatía de esta película viene provocada por los intérpretes. El propio James Franco como actor esta mal, pero peor aún esta Megan Fox como Soledad en un personaje necesitado de glamour y que aquí se dibuja fría como un témpano de hielo. Con 'The Disaster Artist' ganó la Concha de Oro. Vista hoy a la luz de 'Zeroville', fue un premio exagerado. 'Zeroville' ha sido retirada de competición por haber sido estrenada en Rusia, cosa que impide el reglamento del Festival.