«Es esencial que ninguna mujer tenga que elegir entre carrera y familia»

Rocío Hervella, Miriam González Durántez e Imelda Rodríguez, antes de intervenir en el debate de Futuro en Español. / Gabriel Villamil

Miriam González Durántez, Rocío Hervella e Imelda Rodríguez reflexionan sobre el camino hacia la igualdad en la primera jornada de Futuro en Español

JESÚS BOMBÍNValladolid

Pese a los avances, la desigualdad entre hombres y mujeres persiste enquistada por la falta de medidas políticas efectivas en el ámbito de la conciliación familiar y la educación, pero también por la falta de confianza y los prejuicios. Sobre esta idea han disertado Miriam González Durántez, directora no ejecutiva de UBS y presidenta de Inspiring Girls; Rocío Hervella, CEO de Prosol y miembro de la Red de Mujeres Empresarias e Imelda Rodríguez, rectora de la Universidad Europea Miguel de Cervantes, dentro del foro Futuro en Español, celebrado en la Capilla del Antiguo Hospital y organizado por El Norte de Castilla con el patrocinio de la Diputación Provincial y la colaboración del Ayuntamiento de Valladolid, Prosol, Viña Pedrosa y los cines Broadway.

Noticias relacionadas

«La igualdad de género no es un asunto de mujeres contra hombres, sino de mujeres y de hombres contra quienes no comparten el modelo de igualdad», afirmó Miriam González Durántez, haciendo un recuento de «situaciones intolerables» a la que se enferentan las mujeres en función de las condiciones económicas y sociales de los países donde hayan nacido.

La abogada y especialista en derecho de la Unión Europea, nacida en Olmedo en 1968, recordó que cuando tenía ocho años las mujeres españolas no podían viajar solas ni abrir una cuenta bancaria, «y hoy el mayor banco de la Eurozona lo preside una mujer española», dijo en referencia a Ana Patricia Botín, al frente del Banco Santander.

Por más que las situaciones de desigualdad se hayan reducido, puso de manifiesto cómo las mujeres empresarias chocan con un doble prejuicio: «El de ser mujer y el de ser empresaria. Es chocante que se valore más a una persona que pasa cinco años aprendiendo de memoria el Código Civil que a una que crea una empresa, lidera equipos y da trabajo a cientos de personas», lamentó.

Entre las medidas para el empoderamiento femenino propuso mejorar la educación en finanzas en los colegios para fomentar la vocación empresarial, no diferenciar entre trabajos propios de hombres y mujeres, permisos de paternidad no intercambiables, guarderías gratuitas y fiscalidad y desgravaciones enfocadas a la sociedad del cuidado de familiares. «Las mujeres somos mayoría, pero computamos como si fuésemos minoría», dijo tras instar a la ciudadanía a exigir medidas concretas en pro de la igualdad, «y no a promocionar el concepto de boquilla, sino a lograr la igualdad real».

Convencida de que la mujer tiene que asumir un papel social relevante, la empresaria palentina Rocío Hervella recordó que fundó la empresa con dos hombres. «He tenido la gran suerte de trabajar en un equipo mixto», subrayó.

Sus propuestas en el camino hacia la igualdad real pasan por visibilizar la cultura del talento en la educación y la empresa, fomentar el pensamiento global con enfoque local y poner en marcha medidas de conciliación familiar y laboral efectivas. «Cada vez es más frecuente escuchar en mi empresa que un trabajador tiene un familiar enfermo y ha de cuidarle, con lo que a ese empleado tendrá que cubrirle otro», apuntó como ejemplo de situaciones vinculadas al cuidado de los demás que en el caso de su compañía han llevado a adoptar medio centenar de iniciativas favorecedoras de la conciliación, entre ellas flexibilizar los cambiso de turnos, horarios y jornadas o permisos por hospitalización de familiares.

«Es importante que ninguna mujer tenga que elegir entre carrera y familia», suscribieron Rocío Hervella, Miriam González Durántez, en una declaración a la que se sumó Imelda Rodríguez apuntando que «vivimos un momento de revolución, aunque en ningún país del mundo existe igualdad real y a la mujer se le sigue penalizando por ser madre».

La jornada Futuro Femenino en Singular fue inaugurada por la diputada delegada de Cultura y Educación, Inmaculada Toledano, que en su discurso recordó que la brecha salarial, el acoso laboral o la violencia de género -con 46 mujeres, un niño y cinco niñas asesinadas en lo que va de año- son la manifestación más visible de la desigualdad.

Inmaculada Toledano agradeció a El Norte de Castilla la convocatoria de este foro de reflexión centrado en el empoderamiento femenino, en tanto que Carmen Díez, subdirectora del decano de la prensa española, recordó la importancia de las periodistas en el día a día de una redacción que desde el último tercio del siglo pasado ha contado en su plantilla con pioneras de la información como Maribel Rodicio, Margarita Serrano, o María Eugenia Marcos.