La exposición 'Piel artificial', del artista burgalés Enrique Barrio, viaja a Cuba

Enrique Barrio junto a sus obras. /BC
Enrique Barrio junto a sus obras. / BC

La muestra, compuesta por retratos de gran formato y pequeños retazos de agreste paisaje,viaja a Cienfuegos, en el marco del Programa Oficial del Bicentenario de la fundación de la ciudad cubana, Patrimonio de la Humanidad

Burgos Conecta
BURGOS CONECTABurgos

El artista burgalés Enrique Barrio Solórzano da el salto internacional en su carrera como pintor este mes de junio para presentarsu obra en la ciudad cubana de Cienfuegos, que este año conmemora el bicentenario de su fundación. El artista presenta 32 piezas realizadas sobre lienzo con técnica mixta, en una muestra bajo el título 'Piel Artificial'.

Retratos de gran formato y pequeños retazos de paisaje conforman una muestra en la que el artista vuelve a explorar el interior de los seres humanos y el instante de los espacios físicos más agrestes. Enrique Barrio pretende llamar la atención «buscando la reacción del público entre la serenidad que producen los pequeños paisajes y las expresiones de los retratos de mis personajes».

Los personajes escogidos por Barrio para esta exposición en Cuba se presentan con expresiones que se ven «encuadradas dentro de gestos enérgicos y manchas extensas, conformando una imagen que parece moverse y cambiar de estado, como imitando el pulso de la vida».

En cuanto a sus paisajes, escoge aquellos que se convierten «en un espacio físico agreste, reflejo de una naturaleza salvaje, que nos muestra su esencia».

Enrique Barrio reflexiona en 'Piel Artificial' sobre la necesidad de los seres humanos de encontrar «pequeños paraísos» y «refugios» para pararse a descansar, reflexionar o darse un respiro y sobre «una sociedad que rinde culto a la imagen, al envoltorio o a la efímero». Desde su punto de vista, «mostrar nuestra imagen en un entorno paradisíaco es un signo exterior que expresa un instante» y «se emplea para provocar en la mirada de los demás lo que buscamos en nosotros mismos».

Sus personales retratos y paisajes que se muestran en la Galería del Bulevar en Cienfuegos hablan, desde el punto de vista del artista, de un mundo «superconectado y global, en el que hay que vivir pregonando cada minuto que somos plenamente felices y repartir ensaladas de fotografías que reflejen lo dichosos que somos» comenta el artista. En ese contexto «nos estamos acostumbrando a ver el mundo a través de una lente distorsionada que nos hace creer que estamos caminando por un entorno salvaje, respirando un aire puro y que aquel manantial que nace en lo alto de la loma aún se conserva virgen» aunque, en realidad, todo es «piel artificial».