«Estoy muy contento de ser rico»

La batuta. El escritor galés,que toca el bajo en un grupo de blues, admite su impericia en la composición. «He escrito muchas canciones, pero todas horribles». / Vídeo: Virginia Carrasco

El escritor presenta en Madrid el musical 'Los pilares de la Tierra', basado en su mayor 'best seller', que se estrenará el año que viene. Follett, que adora el buen vino, la cocina y los trajes caros, está acostumbrado a que le llamen izquierdista de salón

Antonio Paniagua
ANTONIO PANIAGUAMadrid

Quizá porque sus padres, profundamente religiosos, le prohibieron de pequeño ver la televisión, ir al cine y escuchar la radio, a Ken Follett no le quedó más remedio que inventar historias en vez de verlas como telespectador o escucharlas como radioyente. Esa severidad familiar le ha venido bien. Ignorante de las ficciones televisivas y los seriales radiofónicos, se sumergió en la lectura. Nacido en Cardiff (Gales) en 1949, es una máquina de hacer dinero con sus novelas, aunque no tanto como J. K. Rowling, la autora de los saga de libros de Harry Potter. Su obra más conocida, 'Los pilares de la tierra', de la que se han vendido 26 millones de ejemplares en todo el mundo, será llevada al teatro musical por el mismo equipo que ha dotado de partitura a 'El médico', el gran 'best seller' de Noah Gordon.

Si fue difícil persuadir a Gordon de que cediera los derechos de su obra para montar un musical, no ha ocurrido lo mismo con Ken Follett. No en balde, 'Los pilares de la Tierra' ha sido adaptada a casi todos los formatos posibles, desde película a serie de televisión y de radio, pasando por juego de mesa y videojuego. El espectáculo, que se estrenará el año que viene en el Teatro Nuevo Apolo de Madrid, será una aventura «épica», toda una «experiencia inmersiva» gracias a las nuevas tecnologías, según destacaron los responsables del montaje. Ken Follett toca el bajo en una banda blues, pero, pese a amar el género de los doce compases, admite su impericia en el mundo musical. «He escrito muchas canciones, pero todas malas y horribles», confiesa.

- ¿Intervendrá en el montaje para que se conserven pasajes del libro que estime fundamentales?

- Esto del teatro es algo nuevo para mí. No sé cómo se pone en pie un musical de esta naturaleza, de modo que no creo que haga valer mi criterio. El equipo está lleno de expertos, mi agente me ha hablado de ellos en términos muy elogiosos, me ha dicho que son fantásticos y que además los productores tienen dinero.

EL MUSICAL

Un montaje «épico».
'Los pilares de la Tierra' se entrenará en Madrid en octubre del año que viene. La obra promete ser una superproducción española en la que no se escatimarán dinero y recursos. Se anuncia como un montaje «épico» gracias a las proyecciones de 360º y el sonido envolvente. Iván Macías se encargará de componer la música, Félix Amador escribirá el libreto y la producción correrá a cargo de Rafael Argudo, entre otros miembros del equipo, el mismo que ha llevado a las tablas la popular novela 'El médico', de Noah Gordon. Esta producción viajará a Londres, una de las capitales del musical.
6
millones de ejemplares han sido vendidos en España de la novela 'Los pilares de la Tierra'. Desde su publicación en 1989, es el libro de ficción más leído en España, según las estimaciones del gremio de editores. En el mundo se han despachado 26 millones de copias. La historia ha sido adaptada varias veces a la televisión y transformada en videojuego y serial radiofónico.

- Siempre le ha gustado la buena vida. ¿En qué ciudad o país se vive mejor?

- En Londres, sin dudarlo. Tiene más teatros, salas de conciertos, cines, restaurantes y tiendas que cualquier otro lugar. Es la mejor ciudad del mundo para vivir.

- Conoce muy bien España desde joven. ¿Cómo nos ve? ¿Los españoles hemos cambiado para mejor o para peor?

- Desde que vine por primera vez a España, en 1967, el país se ha transformado por completo. Es mucho más próspero y libre. Ha experimentado toda una explosión cultural que ha sido maravilloso ver.

Volver a 'Romeo y Julieta'

- En sus novelas siempre hay escenas de sexo. ¿Qué mueve el mundo: el sexo o el dinero?

- Ja, ja, ja. Las dos cosas. Para mí, todas las historias deben contener una historia de amor. Todas las tramas amorosas se remiten a 'Romeo y Julieta': dos personas que quieren estar juntas pero no pueden porque algo se lo impide. Se miran de una punta a otra de la habitación, querrían estar solos, y cuando por fin lo consiguen, quizás en un dormitorio, pueden expresar toda esa emoción. Así que una escena de sexo en una novela incluye siempre una emoción.

- Usted habla del dinero con mucha naturalidad. ¿Qué piensa cuando escucha que el dinero no da lo felicidad?

- Quizá el dinero no dé la felicidad, pero ser pobre produce tristeza.

- A lo mejor se trata de una cuestión de cantidad. El poco dinero no da la felicidad.

- Cuando tenía 19 años estaba casado y tenía un hijo. Los tres vivíamos en una habitación. Entonces éramos muy pobres y, con todo, fue uno de los periodos más felices de mi vida. Nos queríamos, adorábamos al bebé y nos daba igual vivir en una sola habitación. Eran los años sesenta y vivíamos en Londres. A ver, vaya por delante que estoy muy contento de ser rico, je, je, pero también era feliz cuando no tenía dinero.

«El turismo es la versión moderna del peregrinaje»

«Soy un socialista moderado. No odio el capitalismo, pero debe controlarse»

- En la actualidad, para ver una catedral en España hay que pagar una entrada, a veces cara. Un escritor de aquí decía que es más fácil ver en ellas a un turista japonés que a un cura. ¿Qué piensa de ello?

- En primer lugar, las grandes catedrales siempre han estado llenas de visitantes. En la Edad Media se llamaban peregrinos. La gente viajaba desde Inglaterra hasta Santiago de Compostela y Roma. El turismo hoy en día es la versión moderna del peregrinaje.

- Las grandes bodegas, muchas de ellas diseñadas por arquitectos preeminentes, son consideradas las catedrales del siglo XXI. En ellas se reúnen dos de sus pasiones, el vino y las catedrales. ¿Son la combinación perfecta?

- Me encanta visitar bodegas. Lo mejor que te puede pasar es que alguien te invite a comer en una. Si voy al cielo, iría a comer a una bodega todos los días.

- Detesta a Tony Blair pero tampoco le gusta Jeremy Corbyn. ¿Qué tipo de laborista es usted?

- Soy un socialista moderado. No odio el capitalismo, pero creo que debe controlarse. El capitalismo nos ha hecho a todos más prósperos. Quienes vivimos en países capitalistas tenemos más libertad que quienes viven en otros regímenes políticos.

El nacionalismo, «anticuado»

Follett está casado desde 1984 con otra destacada laborista, Barbara Broer. La pareja vive en una vieja rectoría de Hertfordshire, que también es el hogar de los hijos de Ken Follett y los de Barbara, dado que se trata del segundo matrimonio de ambos. Barbara es representante parlamentaria por Stevenage desde 1997 y desempeñó la cartera de Igualdad en el Gobierno del primer ministro Gordon Brown.

- Salta a la vista que usted es elegante y refinado.

- Gracias.

- ¿No teme que le acusen de pertenecer a la 'izquierda caviar'?

- Me lo dicen todo el rato, por lo menos desde hace 40 años.

- ¿Y qué les responde?

- Les digo que no hay nada suficientemente bueno para la clase obrera.

Vídeo: Virginia Carrasco
Vídeo: Ken Follet presenta en Madrid el musical 'Los pilares de la Tierra

El escritor es un hedonista en toda regla. Ama la comida tanto como el buen vino, adora el Ribera del Duero y le gusta comprarse trajes a medida, cuesten lo que cuesten. De vez en cuando viaja para perderse por las calles de París, Viena y Copenhague y visitar sus museos y edificios. No le disgusta epatar con su sinceridad. En un debate con el novelista Hanif Kureishi, este dijo que no pensaba nunca en los lectores cuando escribía. «Por eso tú eres un buen escritor y yo soy un escritor rico», le replicó Follett.

- Hay quien compara la situación actual con el periodo de entreguerras debido a la irrupción de Trump y los populismos de derechas. Otros ven una especie de resurrección de la Guerra Fría a raíz de la tensión entre EE UU y Rusia. ¿Le da miedo el presente?

- Vivimos un momento peligroso. Me parece que es una reacción a todo el progreso que hemos alcanzado en los últimos años. Los que pertenecemos a la cultura europea o estadounidense somos muchos más tolerantes ahora. Ya no es delito ser gay, todo el mundo sabe que la mujer que realiza el mismo trabajo que un hombre debe recibir la misma remuneración, sabe que no se puede perseguir a nadie por el color de su piel. Son cambios que he percibido en mi propia vida. Hay gente a la que no le gusta nada todo este estado de cosa. Si miramos a nuestro alrededor, hay gente que dice: 'yo no voté por esto'.

- ¿Qué opina un galés como usted de la aspiración a la independencia de Cataluña?

- Tengo todas las respuestas sobre el siglo XVI, pero ninguna del XXI. El nacionalismo es una ideología anticuada. Creo más en la tolerancia que en los movimientos de independencia, que me parecen por lo general una mala idea. A mi modo de ver, la integración entre países funciona mejor que la separación.

Un templo de los sueños construido en España

Además de tomar la batuta para dar trabajo a los fotógrafos, Ken Follett puso ayer la primera piedra simbólica del proceso de construcción de la 'catedral de los sueños'. Es una forma de llamar a lo que se anuncia como la megaproducción musical de 2020. En el sillar el escritor introdujo un ejemplar firmado de 'Los pilares de la Tierra', una novela en la que se describe el desarrollo de la arquitectura gótica a través de las vicisitudes del priorato de Kingsbridge. Ambientada en la Edad Media del siglo XII, la novela incluye pasajes que trascurrren en España durante una peregrinación a Santiago de Compostela. Pese a que Kingsbridge es el nombre de una localidad inglesa, el lugar al que alude el libro constituye un emplazamiento ficticio. Eso sí, representa el típico pueblo inglés en el que se establecían mercados en la época.

El libro, que consta de unas 1.000 páginas, se gestó después de que el autor se zambullera en la lectura de varios volúmenes de arquitectura. Fue de esa manera como surgió su interés por las catedrales góticas. Debía ser una obra moumental, como las catedrales, cuya construcción tardaba al menos 30 años. Sus editores estaban algo nerviosos por el argumento de la obra. El gótico no parecía a priori un asunto para inspirar un 'best seller'. Para sorpresa de la editorial, 'Los pilares de la Tierra' se convirtió en la novela más conocida del autor británico.

El musical contará con la participación de al menos 30 actores y 20 músicos. Follett, cuyos padres eran pianistas, dará libertad al equipo de la productora onubense Versus Creative. «Sería un error entrometerme en ese proceso creativo», dijo ayer. El creador de la música, Iván Macías, le agradeció que cediera los derechos de su «tesoro más preciado». Será un montaje «impensable en lo económico», dijo Macías.