Letizia y Felipe (Varela) son indisolubles

Los Reyes, entran en el teatro Campoamor para presidir los Premios Princesa de Asturias/Reuters
Los Reyes, entran en el teatro Campoamor para presidir los Premios Princesa de Asturias / Reuters

La Reina impresiona en la ceremonia de los Premios Princesa con una obra de arte firmada por su diseñador de cabecera

Gloria Salgado
GLORIA SALGADOMadrid

La ceremonia de los Premios Princesa de Asturias es para doña Letizia lo más parecido al gran día de cualquier otro mortal. La salida del hotel de La Reconquista, el paseo en coche hasta el teatro Campoamor, su saludo junto al Rey y doña Sofía antes de adentrarse en el simbólico edificio... Vendría a ser como el día de la boda de cualquier hijo de vecino. Por eso, seguro que por eso, porque fue allí donde sintió por primera vez el cariño del pueblo, en su debut como princesa de Asturias cuatro meses después del «sí, quiero» a don Felipe, doña Letizia mima al máximo todos los detalles.

Y, salvo un par de ocasiones en que se quedó en notable, el resto ha superado con sobresaliente la elección de su vestido. Mejor dicho, una decena de sobresalientes y una matrícula de honor. Porque el que este viernes lució bien podría convertirse en pieza de museo. Que por otra parte, y solo el tiempo se ocupará de desmentir estas palabras, es lo que ocurrirá. Un museo privado, claro está, el que tiene en Zarzuela. Allí, en sus vestidores, se custodian las piezas de alta costura más emblemáticas, esas de un solo uso. La Reina, muy dada a recuperar vestidos, sólo en una ocasión ha reutilizado uno de los que estrena en la ceremonia más internacional y mediática en la que participa todos los otoños. Fue uno de color verde, bordado con cristales, que se puso en 2013 y que despertó más de un comentario por su parecido con otro diseñado por Elie Saab.

Y sí, sobra decir que esta obra de arte la firma Felipe Varela. Cuanto más soniquete hay de que doña Letizia ya no apuesta como lo hacía, que sí, es verdad, por su modista de cabecera, va Varela y se saca de su atelier un diseño midi de patchwork brocado y bordado a mano en hilo, cristal y metal azul noche, cerúleo, pizarra y nude. El resultado no podía ser mejor.

Como únicas joyas, la Reina volvió a colocarse los pendientes que también lució este jueves en el concierto previo de los Premios Princesa, los mismos que utilizó doña Cristina el día de su boda con Iñaki Urdangarin. Y completó conjunto con cartera y zapato negro.

Tres actos, tres peinados

Ya es una tradición. Y si a su llegada este jueves a Oviedo apareció con un recogido bajo y este viernes por la mañana, en la audiencia a los premiados (en los que recuperó un vestido rojo de Carolina Herrera que había estrenado en los actos del 40 aniversario de la Constitución en el Congreso), apostó por el pelo ondulado... No cabía duda que remataría la jugada con pelo liso. Siempre hace lo mismo. Pues sí y no, porque se alisó su melena y se recogió parte de ella para dar un efecto que también podría calificarse de sobresaliente. Doña Letizia, que combina aciertos (los más) con errores a lo largo, está claro que nunca defrauda en su Oviedo natal.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos