El Palacio de la Isla recupera la proyección de la película 'Mujeres al bordo de un ataque de nervios', el 29 de julio

Carmen Maura y Rosi de Palma en una escena de 'Mujeres al borde de un ataque de nervios'. /BC
Carmen Maura y Rosi de Palma en una escena de 'Mujeres al borde de un ataque de nervios'. / BC

La cinta de Almodóvar que estaba previsto emitir el 13 de julio tuvo que ser suspendida por las malas condiciones meteorológicas

BURGOS conecta
BURGOS CONECTABurgos

El Instituto Castellano y Leonés de la Lengua y la Fundación Cajacírculo vuelven a programar el lunes, 29 de julio, a las 22:00 horas, en los jardines del Palacio de la Isla, la proyección de la película 'Mujeres al borde un ataque de nervios', del director manchego Pedro Almodóvar. El precio de la entrada es de 1 euro.

La emisión de esta película, prevista inicialmente el sábado 13 de julio, tuvo que ser suspendida ese día por las malas condiciones meteorológicas. La propuesta se enmarca en el ciclo de cine al aire libre dedicado a los 'Premios Goya al Mejor Guion Original' que organizan ambas instituciones en el Palacio de la Isla durante el mes de julio.

'Mujeres al borde de un ataque de nervios' (1988) se hizo con el Goya al 'Mejor Guion Original' en 1989 con un texto del director, aparte de otros cuatro galardones (mejor película, mejor montaje, mejor actriz de reparto a María Barranco y mejor actriz protagonista a Carmen Maura). La cinta fue premiada en los Festivales de Venecia y de Toronto y fue nominada a los Óscar como mejor película extranjera, además de obtener otras nominaciones internacionales. Pedro Almodóvar obtuvo el 'David di Donatello' como mejor director extranjero y Carmen Maura fue reconocida como mejor actriz en los Premios del Cine Europeo.

La película, que catapultó a la fama internacional a su realizador, narra la historia de Pepa e Iván, actores de doblaje. Él, mujeriego empedernido, rompe con Pepa después de una larga relación mediante un mensaje en el contestador, pidiéndole que le prepare una maleta con sus cosas. Pepa, que no soporta vivir en una casa llena de recuerdos, decide alquilarla. Mientras espera que Iván vaya a recoger la maleta, la casa se le va llenando de gente extravagante de la que aprenderá muchas cosas sobre la soledad y la locura.